8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: CARNIFEX / ALL SHALL PERISH / THE BLACK DAHLIA MURDER

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Renovarse o morir. ¿Renovarse o morir? La verdad es que en los últimos tiempos hemos tenido unos cuantos ejemplos de cómo una evolución en tu sonido puede traerte de todo. Desde fama y reconocimiento (a riesgo de dejarte por el camino tus primeros fans) hasta un linchamiento total en las redes. No suele haber término medio en ese aspecto, y es que lo peor que podría causar algo así es la indiferencia… o no. Porque SUICIDE SILENCE no sé si conseguirán levantar cabeza después de su disco homónimo.

Tras más de diez años en esto, y con seis discos a sus espaldas, a buen seguro que WHITECHAPEL estaban en esa encrucijada. “¿Y ahora qué?” Se sabe lo recelosos que son muchos oyentes de lo extremo en cuanto simplemente leen “voces limpias” o “melodías”; más cuando en ‘Mark of the Blade’ no es que fueran del todo brillantes. Pero por suerte para ellos, no es que en ‘The Valley’ sean abundantes, sino que se muestran como un recurso al que acudir para no caer en una supuesta monotonía. ‘Brimstone’, el que fuera primer adelanto, sonaba cien por cien a ellos: devastadora, pesada, densa, con un Phil Bozeman en estado de gracia con un registro del mismísimo infierno… y con mucho todavía por mostrar.

‘The Valley’ no es ni más ni menos que un lugar Hardin, en Knoxville (Tennessee), lugar en el que creció Phil y en la que pasó una infancia sobre la que versan las letras de este álbum, en cierto modo conceptual, centradas en buena parte en el impacto que tuvo en su niñez la enfermedad mental de su madre. Y esa dualidad es la que presentaban en una demoledora ‘When a Demon Defiles a Witch’, que además de ser su segundo adelanto, sirve como primer corte del disco. La brutalidad de los WHITECHAPEL de toda la vida está ahí, pero se ve abruptamente interrumpida con un interludio al más puro estilo de ‘The Chosen Pesimist’ de IN FLAMES, al que sucede un solo de guitarra reflejando aquella locura. Sin contexto puede que choque más, pero sabiendo sobre qué versa todo se entiende un poco mejor. No es el único momento en el que Bozeman se quita su escudo, ya que en ‘Hickory Creek’ se desnuda por completo y al más puro estilo de unos SLIPKNOT influenciados por la trayectoria de Corey en STONE SOUR, se desmarcan con un tema emocional que toca la fibra. Y aunque en algún momento de ‘Third Depth’ vuelven a retomar su lado más crudo, es otro ejemplo de ese camino algo más ¿accesible? que han tomado.

Pero para quien se pudiera escandalizar por algo así, tranquilidad. Hay una buena tanda de trallazos con los que siguen siendo muy amos en lo suyo. Dos de los mayores ejemplos, ‘Black Bear’ (riff sencillo pero eficiente) y ‘Forgiveness is Weakness’ en su faceta más pesada; otra, en su vena más acelerada y fulminante, marca de la casa, ‘We Are One’. ‘The Other Side’ es un buen complemente (con una batería arrolladora), ‘Lovelace’ cumple, y ‘Doom Woods’, que cierra, es una especie de epitafio a una etapa de la vida del protagonista que como refleja su título, es bastante oscura. WHITECHAPEL no es que se hayan reinventado a sí mismos, pero han conseguido volver a situarse en el mapa después de un par de trabajos en los que generaron algo de división entre sus seguidores.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.