Cuando yo era un chaval, ser aficionado al rock progresivo era ser un tío raro, pero viviendo en Algeciras ya era profesión de riesgo. No te entendía casi nadie, éramos muy pocos y al que mostrabas esos discos que costaba la vida conseguir, se solía quedar en la superficie del nivel técnico que se desarrollaba y te soltaba aquello de que “mucha técnica y poco feeling”. Aún así, tuve suerte y no sólo me rodeaba de gente que podía apreciar las mismas cosas que yo, sino que pude estar expuesto a grandes discos de la historia del prog gracias a amigos, familiares y colegas músicos. Algunos todo ello a la vez.

Este top 10 no sólo no está en ningún orden específico, sino que está trucado. Son tantos discos los que me han influenciado y soy tan fan de bandas como Dream Theater o Pain Of Salvation que la única manera de hacerlo variado y un poco didáctico es limitarme a un solo disco por banda. Son discos que pueden sonar muy trillados a día de hoy, pero que, como digo siempre que quiero parecer viejo, viví el momento en el que salieron varios de ellos y el impacto que causaron.

dreamtheater-awake-300x300pain_of_salvation_remedy_laneYes-closeRed,_King_CrimsonPlanet_X_-_2002_-_MoonBabies

DREAM THEATER – Awake (Spotify / YouTube)

Si tuviera que otorgar un primer puesto en el Top10, sería este disco.

Con 14 o 15 años me pasaron el Falling Into Infinity y me hice fan de inmediato. Al poco tiempo, aprovechando un viaje a Madrid, me compré el Awake y me estalló la cabeza. Esa intro inolvidable de batería en 6:00, Mike Portnoy en casi su mejor momento, daba inicio a un álbum que marcaría el resto de mi vida. Pasé horas y horas transcribiendo Erotomania para descifrar todos los compases que se sucedían.

Una atmósfera oscura, un sonido que no por cercano a ochentero pasa de moda, una temática casi depresiva en buena parte de las letras. Es, en definitiva, uno de mis discos para acompañarme esos momentos bajos y salir reforzado. Y el solo de guitarra en Scarred me sigue pareciendo de los 5 mejores de toda la carrera de John Petrucci.

PAIN OF SALVATION – Remedy Lane (Spotify / YouTube)

Si Awake es uno de mis discos “depre”, este es el definitivo. Llegó a mi vida en el momento más bajo y el concepto me pegó de lleno. Una historia dentro del álbum que, con los años, me ha seguido atrapando más y más. Oscura, semi-autobiográfica, tocando momentos realmente duros y con temas como A Trace Of Blood o Undertow, que es imposible describir sin un nudo en la garganta.

Daniel Gildenlow canta en una tesitura gigantesca por arriba y por abajo, hace solos memorables, se deja el alma transmitiendo emociones en unas letras desgarradoras y deja para la historia una obra muy difícil de igualar. El nivel instrumental es altísimo y no sólo en lo cuantitativo; la variedad de matices y atmósferas va de un extremo a otro constantemente y en Beyond The Pale toca techo con una de sus clásicas subidas largas de intensidad y un solo de guitarra que se sale de los gráficos.

YES – Close to the Edge (Spotify / YouTube)

De los discos de Yes, este es el que más me marcó. En esta vida o eres de Bill Bruford o eres de Alan White; y yo soy del primero sin dudarlo un momento. Ese sonido inconfundible de caja, esa finura en los platos… Un auténtico mago a los mandos de la superbanda del prog por excelencia. Composiciones épicas, estructuras larguísimas, un Steve Howe privilegiado a la guitarra y el trabajo inconfundible de Chris Squire, que tanto echamos ya de menos.

Probablemente mi favorita de las tres canciones del disco (¡) sea And You And I. Tiene ese algo que te transporta, ese punto místico que tanto gusta a Jon Anderson. Esas letras metafísicas y ese momento hacia la mitad lleno de teclado creando paisajes. Todo esto sentó las bases de algo que ha sido imitado innumerables veces. Este es el original.

KING CRIMSON – Red (YouTube)

Uno de los discos más duros en composición y sonido de KC.  ¿He dicho ya que yo soy de los de Bill Bruford? Pues aquí se sale por las esquinas y Fripp y Wetton no se quedan atrás. El groove durísimo que mantienen todo el rato en One More Red Nightmare es algo digno de estudio (¡ese plato imposible de reproducir que se encontró Bruford en la basura!). Y al final se marcan un Starless que arranca súper dulce y atmosférico con saxo meloso incluído, que se va oscureciendo para volver a romper en las clásicas armonías de KC con un Bruford incomparable y derivar a un momento casi del jazz contemporáneo y ahí todavía queda tema para flipar. 12 minutos de pura magia.

Y entonces, va Robert Fripp, deshace la banda de golpe y el disco sale sin que haya gira después. Así es la historia de KC.

PLANET X – Moonbabies

Vale, me habéis pillado: esto no es realmente rock progresivo, es más prog-fusion y encima 100% instrumental. Voy a argumentar mi caso.

La inmensa mayoría de Moonbabies está compuesta por Virgil Donati, que es una de mis grandes influencias a la hora del estudio del instrumento. Planet X comenzó como proyecto en solitario de Derek Sherinian (ex Dream Theater) y terminó como su banda con Donati y a veces Tony Macalpine. En este, su segundo disco como banda, desarrollan un timbre y una voz compositiva únicas, con momentos increíbles como la intro de swing en 5/4 de The Noble Savage que rompe en un riff brutal. La experimentación es máxima en todo momento pero sin perder el sentido compositivo y con melodías como venidas del mismo planeta X. Sin entrar en detalles demasiado técnicos, en Ground Zero hay dos compases diferentes funcionando a la vez y Donati los toca a la vez sin perder un ápice de matices ni, de nuevo, coherencia compositiva. Desarrollar ese tipo de métricas y coordinación por capas es una de mis materias de estudio desde que lo oí en este tema y se puede apreciar en algunos temas de Stravaganzza. Así que este disco tiene que ir en esta lista.

rush-mpicturesgenesiscoverporcupineabsentiasymphonyXTool_-_Lateralus

RUSH – Moving Pictures (Spotify / YouTube)

Soy muy poco rebuscado en lo que se refiere a Rush, pero es que este en concreto lo tengo machacado. Desde los primeros compases de Tom Sawyer, pasando por un tema como Limelight, que lo tiene todo para engancharse a tu cerebro cada vez que lo escuchas y dejarte tarareando todo el día, la mítica instrumental YYZ o la épica The Camera Eye. Y, en este caso, lo que más me ha influenciado siempre de Rush es Geddy Lee y su capacidad para la melodía, así como el compaginarlo con su(s) instrumento(s). Definitivamente, lo mejor de Rush son las melodías. Los temazos.

GENESIS – Nursery Cryme (Spotify / YouTube)

Y aquí entra en juego mi amor incondicional por Phil Collins. Una vez que The Musical Box arranca del todo ya no hay vuelta atrás. El dominio de los matices de Genesis es total. La voz de Peter Gabriel te envuelve, al igual que en temas como The Return of the Giant Hogweed (probablemente mi favorita del disco, se me ve el plumero siempre que toco algo de ese tipo) se puede volver más agresiva. El dominio de Phil Collins de los redobles y los rudimentos es algo que me ha fascinado desde entonces, el uso de la textura dentro de las diferentes partes de batería, la sensibilidad para los matices… En definitiva, es una obra maestra llena de matices, épica y genialidad compositiva, pero lo de las partes de batería es demasiado.

PORCUPINE TREE – In Absentia (Spotify / YouTube)

No digo que sea su mejor disco, pero es que cuando le di al play en 2003 no tenía ninguna fe en lo que me había pasado mi colega y, de repente, no me podía creer lo que estaba escuchando. La combinación de las acústicas con los sonidos tan añejos de teclado y las guitarras más modernas y semejante perfección de sonido (y ejecución) de batería. Y las canciones, que no hay ni una mala desde que empieza hasta que acaba y siempre mantiene ese algo oscuro -sin llegar a la tristeza que destila siempre Steven Wilson en solitario.

Sólo The Sound Of Muzak ya da para análisis rítmico durante un rato y, aún así, sigue siendo un gran single, con melodía espectacular, corazos, sensibilidad y un solo sencillo pero maravilloso. A lo largo del disco Gavin Harrison da una clase maestra de estilo, personalidad y ejecución a la batería, sin perder en ningún momento la musicalidad.

SYMPHONY X – V: The New Mythology Suite (Spotify / YouTube)

Posiblemente su mejor disco. En su día no me llamó demasiado la atención a primera escucha salvo por el cantante. Fue lo que me hizo darle una segunda escucha y cogerlo con otros oídos.  Una gran historia de fondo, instrumentación de altísimo nivel, gran sonido, ese punto “power” sin caer en lo hortera… y cuando caen tampoco pasa nada por lo sumamente bien que lo hacen.

Sin duda el punto fuerte es Russell Allen y su forma de interpretar. Recuerdo que Fallen me impactó muchísimo; llevaba mucho tiempo sin que un cantante me impresionara de verdad, con un timbre gordo y cantando para reventar en todas las tesituras, en lugar de sólo apuntar a las notas altas. Es, desde entonces, de mis cantantes favoritos y Symphony X una de esas bandas que no quieres perderte en directo.

TOOL – Lateralus (YouTube)

Este tenía que entrar sí o sí. Yo no estaba muy familiarizado con Tool cuando salió este disco y, de repente, se sacan de la manga un single como Schism, que se sale de los esquemas. Otro disco sin un solo tema malo, con momentos estelares de batería y un nivel espectacular a la hora de componer y entrelazar guitarra y bajo. Es de esos discos que uso para todo y que puedo tocar de arriba abajo con los ojos cerrados. El sonido es perfecto, sin más. Cualquier descripción extra sobra, es cuestión de poner el disco y dejarse llevar.

 

Sobre El Autor

Eva

La mitad tímida y oculta de MIradAlternativa, coleccionista de muchas cosas y apasionada de otras tantas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.