4Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.9

 

amaranthemaxCuando publicamos en nuestro Facebook la noticia del estreno del vídeo de ‘That Song’ como primer adelanto del nuevo álbum de AMARANTHE, vinimos a decir que no nos convencía en absoluto. Y nos respondieron que “… cuando haces Pop ya no hay stop”. A fecha de redactar esta reseña, con más de doscientas mil reproducciones, su vídeo tiene un porcentaje aproximado de 80/20 de aceptación. Y sorprende en un grupo que cada día parecía ganar más adeptos.

Poco queda del grupo que irrumpió con fuerza con su debut, llamando la atención (por encima de todo) con tres cantantes distintos. Ya en la reseña de ‘Massive Adictive’ me referí al pecado en el que estaban cayendo con demasiada facilidad: el de llevar su propuesta más allá en un sonido cada vez más artificial.

‘That Song’ sólo fue un ejemplo. Que la electrónica ha ido cobrando protagonismo en su propuesta era una obviedad, pero es que la guitarra en ese adelanto era meramente anecdótica. Por muy bailable que fuera (a la coreografía que hacen en el propio clip me remito), era tan simple que aburría a cualquiera. Se entendía perfectamente que algunos les hayan etiquetado en el pasado como pop metal, y no precisamente como halago. Aunque su vertiente pop es algo que nunca han ocultado, incluso citándola como influencias en distintas entrevistas. Sólo que su mezcla está quedando cada vez peor. La electrónica manda en la apertura, también las baterías programadas, el autotune, y Olof Mörck se dedica a meter algún riff de acompañamiento… y poco más, aparte de un pequeño solo. El maquineo sigue en ‘Boomerang’, donde se pasan con el reverb y los efectos de voz… cuando en realidad es un grupo que no necesitaría de estos trucos. ¿O sí?

‘21’ sí que podría encajar en sus inicios, y eso que tampoco es nada del otro mundo. Otra cosa que sorprende son las prisas que tienen en todas las canciones. Dos rozando los cuatro minutos y el resto en torno a tres, lo que no les da tiempo a desarrollar por completo ninguna… por no repetirse en una fórmula que se les está agotando. Además, cada vez tiene más protagonismo Elize, y antes era todo más coral. ‘On the Rocks’ parece tener ese punto pegadizo que tan habitual era en sus composiciones, pero el estribillo parece sacado de un grupo de adolescentes para masas. Las melodías de ‘Limitless’ no están nada mal, para un grupo de rock electrónico no estaría mal, pero a AMARANTHE se le debería pedir un poco más a estas alturas. En ‘Fury’ se embrutecen por completo, dando protagonismo a los gritos de Henrik en un tema rápido y que recupera esa ambientación futurista que tenían en sus mejores trabajos, pero se pasa en un suspiro… y es que el “…We’re going faster like a bullet round” con el que comienza el siguiente corte hace justicia a toda la velocidad relacionada con ellos. Con casi cualquier esperanza perdida, ‘Break Down and Cry’ sí nos trae de vuelta a los AMARANTHE del pasado; y es una pena que ese lado tan equilibrado haga acto de aparición con el disco tan avanzado. Visto lo visto, ‘Supersonic’ tiene toda la pinta de ser single en el futuro, pues es algo así como una ‘That Song’ con más guitarras. Para terminar, ‘Fireball’ (aunque reparta voces casi a partes iguales) reincide en prácticamente todo lo ya citado en esta reseña. Para terminar, Elize despliega (bien acompañada de arreglos orquestales) todo su potencial una emotiva ‘Endlessly’, balada típica que al menos deja un buen sabor de boca para un plato no del todo de buen gusto.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.