anthraxdvd_resizePor más que lo intento, cada vez que hablo de ANTHRAX en cualquier artículo, no puedo evitar hacer referencia a todos los cambios que han tenido en los últimos diez años, y lo mucho que han afectado a su credibilidad como banda. La reunión con Belladonna y Spitz para unos shows con la salida por la puerta de atrás de Bush y Caggiano, la vuelta de éste último con un nuevo cantante que no les duró ni dos años (con el que tenían un disco grabado y dieron algunos shows), la vuelta esporádica de Bush para contados conciertos, y la vuelta definitiva de Joey como vocalista a tiempo completo. Aunque su último cambio vino cuando Rob Caggiano les dejó para unirse a VOLBEAT porque no había vínculo emocional con ellos ni sentía que su creatividad sirviera para nada; su puesto lo ocuparía Jonathan Donais de SHADOWS FALL.

Dicho eso, tengo que decir que ‘Worship Music’, su último disco de estudio, me pareció bastante inspirado para una banda que llevaba ocho años sin editar material nuevo. También me pareció que sobraba ‘Anthems’, con un puñado de versiones innecesarias (demasiado fieles a las originales), y que además incluso encontraban hueco para meter alguna de ellas en sus conciertos. Pero hay que ser objetivo, y en directo tienen una energía envidiable. Aunque hay una pregunta que une a los que prefieren uno u otro cantante. Los de Belladonna, ¿qué hubiera sido de ellos si nunca se hubiera ido? Los de Bush, lo mismo, pero con la fecha y las miras puestas en el año 2005.

Ciñéndonos a ‘Chile on Hell’, viendo sólo el primer minuto, no es de extrañar que lo quisieran grabar allí. Casi nada más empezar ya había montado un circle-pit y los pogos iban y venían; es una gozada volver a ver un público que disfruta así de un concierto (aunque sí, no falten las camaritas de turno en contadas ocasiones). Del gilipollas descerebrado que enciende una bengala en un recinto cerrado en medio del público, prefiero ahorrarme el comentario (más adelante, más bengalas). Si hay un grupo de los cuatro grandes que incita a la fiesta y a botar por encima de los demás, esos son ANTHRAX, personificando esa intensidad Scott Ian y Frank Bello. Su comunión con el público es total. La voz y el estado de Belladonna están a la altura de las circunstancias y de la exigencia que marca una banda como ésta, mientras que Charlie Benante sigue siendo uno de los bateristas más infravalorados del metal. Al quinto, Donais, aunque se le ve cohibido en algunos momentos (no llevaba ni cinco meses con ellos), pero cumpliendo en los solos (algunos más fieles, otros menos), y juntándose con los demás según avanzan las canciones. Dicho de otra manera, sabe ocupar su lugar frente a las fieras que le acompañan. Al menos no lo dejan detrás del escenario o marginado en una esquina, como hacen otros.

Y aunque para algunos resulte irrelevante, hay que decirlo. Parece estar de moda últimamente cortar alguna canción del set original (por la razón que sea); aquí faltan ‘Got The Time’ y ‘Deathrider’. Pero vayamos a lo positivo, porque pedazo de setlist que se marcan.

Un trío inicial con ‘Among The Living’, ‘Caught In A Mosh’ y ‘I Am The Law’ es para poner todo patas arriba. Tirando de clásicos e aseguras tener al público de tu lado desde el primer segundo. Tras ellas, primer interludio con imágenes del grupo allí y de los fans de la ciudad; más adelante vendrán otros con declaraciones de algunos compañeros de escena, imágenes del grupo en directo e incluso metraje del Metal Masters. En algún momento restan continuidad al show, pero se llevan bien como añadido. Un simple “…Wasting your life…” de Belladonna sirve para que el grupo se marque el estribillo de ‘Efilnikufesin (N.F.L.)’ como si nada.

De ‘Worship Music’, no demasiado, pero de calidad. ‘In The End’, dedicada a DIO y Dimebag (una de las guitarras de Ian le lleva dibujado), la oscura y potente ‘I’m Alive’ y ‘Fight’Em ‘Til You Can’t’, que recupera la gloria sus mejores años compositivos a piñón fijo. Esos tiempos de ‘Indans’ (para la que reclaman un Wall of death), ‘Medusa’ o ‘Madhouse’.

Si más arriba hacía referencia a las versiones, aquí no faltan. Omitiendo la ausencia de la habitual ‘Got The Time’, tenemos el comienzo ‘March of the S.O.D’ (de STORMTROOPERS OF DEATH), una fiestera ‘T.N.T’ de AC/DC y el guiño a SLAYER con el tramo instrumental inicial de ‘Raining Blood’ tras ‘I’m the Man’ (que viene precedida de un breve solo de batería), al que sigue un “WE LOVE YOU JEFF” por parte de Scott; la muerte de Hanneman fue ese mismo mes. Para cerrar, ‘Antisocial’, que el público llevaba pidiendo temas atrás.

Dejando de lado la omisión de tres canciones y la falta de alicientes más allá del concierto (los interludios no aportan demasiado), ‘Chile on Hell’ es un conciertazo con una audiencia de las que hacen falta para este tipo de eventos.

Cover2

Anthrax - Chile On Hell
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.