7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: SLAYER / S.O.D / CRISIX

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Los discos en directo han ido cayendo en desuso por la era digital: podemos ver conciertos de casi cualquier grupo (sea en calidad amateur o profesional) en plataformas de vídeo como YouTube, y eso afecta a la manera en la que se editaban este tipo de trabajos. Por eso hay que ofrecer el seguidor algún tipo de aliciente para incitarle a comprar estos lanzamientos… y ANTHRAX no ha terminado de dar con esa tecla.

Si tenemos en cuenta que ‘Chile on Hell’ vio la luz hace menos de cuatro años (reseña en este enlace), y que en ese tiempo sólo hemos tenido ‘For All Kings’ como nuevo material de estudio, se antoja algo innecesario este ‘Kings Among Scotland’. Sí, el set es más que notable por la división entre una parte de grandes clásicos (más algún que otro tema reciente), y la celebración del trigésimo aniversario de ‘Among the Living’, tocándolo en su totalidad. ¿Pero es suficiente aliciente y hay diferencias sustanciales como para que realmente merezca la pena? Ya se sabe que las comparaciones son odiosas, pero en los planos de público se nota mucha más actividad y sangre en su anterior obra; por no hablar que el audio no ayuda a meternos del todo, con el quinteto muy por encima en volumen. ¿Cuál se podría decir que es la mayor baza de una banda como ANTHRAX en vivo? Yo no dudaría en decir que la intensidad. Parece que los años no pasan por Scott Ian, Charlie Benante y Frank Bello (algo más por Joey Belladonna), y ahí siguen al pie del cañón dándolo todo. Pero a lo que voy es que si algunos grupos sacan trabajo casi por cada gira que hacen, deberían traer algo que distinga unas a otras; en otras palabras, que su espectáculo realmente lo valga (véase montajes como los de RAMMSTEIN, con nuevas ideas e idas de olla en forma pirotécnica).

¿Puntos en contra? Quizá el hecho de que en una sociedad que vive tan rápido, se haya sacado más de un año después de su filmación. Y aunque me repito demasiado en estos casos, creo que la edición en vídeo se nos va de las manos en cuanto a la hora de ofrecer cientos de planos por minuto. ¿Realmente es necesario mantener en mareo al espectador? ¿No hay alguna manera de poder apreciar durante más de cinco segundos uno de un solo de guitarra, otro del cantante o batería haciendo su labor? Parece que no, que aquí se cumple que cuanto más y en menos tiempo mejor; siento decir que para mí es todo lo contrario. Por cierto, en cuanto a planos generales se refiere, chirría el de fondo con los dos monitores de la mesa de sonido; otro minipunto negativo para quién plantó la cámara a esa altura. De los temas fuera de ‘Among the Living’, repiten cuatro (‘Madhouse’, ‘Medusa’, ‘Fight ‘Em ‘Til You Can’t’ y ‘Antisocial’ para terminar); pero es que de su icónico álbum sólo suman tres añadidos con respecto al concierto del Teatro Caupolicán. Ya se sabe que sigue siendo una pieza angular de sus actuaciones, siendo las rarezas ‘One World’, ‘A.D.I. / Horror of It All’ e ‘Imitation of Life’. Como elementos extraños para los fans más veteranos, cumplen, pero su acogida queda muy por debajo de las de siempre. Y es que ‘Caught in a Mosh’, ‘A Skeleton in the Closet’, ‘Efilnikufesin (N.F.L.)’ y el resto siguen unos peldaños por encima, no sólo en popularidad, sino en calidad. Por cierto, que desde el momento en que Joey se pone el gorro con el nombre de la banda en ‘I Am the Law’, la imagen del señor Burns en plan teeneager sobrevuela sobre mi cabeza.

¿Puntos a favor? Unos cuántos, faltaría más. Por ejemplo, ‘Blood Eagle Wings’, además de suponer una pausa en cuanto a adrenalina, también es un descanso a nuestros ojos, ya que los planos son más duraderos, además de suponer un punto épico a su puesta en escena. Por supuesto, el contraste entre ésta y ‘Fight’em ‘Til You Can’ es brutal a todos los niveles (especialmente en cuanto a luces se refiere). Tras cincuenta minutos, la formación se despide, se retira brevemente (intercalando alguna imagen de backstage), y llega el apocalipsis. Los paneles con su logo desaparecen para dar paso a unas escaleras y plataformas traseras que dan mucho más juego para que (sobre todo) Scott y Frank correteen a sus anchas por ellas. Jonathan Donais se mueve con mucha más soltura (son cinco años ya con ellos) y se le nota más integrado (además de su buen hacer con la guitarra, claro). La entrada de todos en ‘Indians’ al ritmo de la batería marca uno de los mejores momentos de las dos horas de descarga. Ayuda, aunque parezca lo contrario, el parón que hacen en ella (con discurso de Ian de por medio) para que la gente se termine de volver loca, incluido su vocalista, que no duda en seguir cantando mientras carga una cámara. Tras ‘Imitation of Life’ sólo resta por delante ‘Antisocial’, que no por habitual deja de ser un broche de oro.

Pero siguiendo con el año en el que estamos, es imperdonable que algo así haya salido en DVD y no tenga edición en Blu-Ray… cuando ‘Chile on Hell’, de hecho, si contó con una. Una de cal y una de arena, ya que el mayor lastre de aquel, que era la falta de contenido adicional, aquí lo suplen con un DVD extra que incluye par de documentales a modo de extras, uno sobre la banda de gira y otro sobre el equipo que usan sus integrantes. Menos es nada. Y hablando de girar, serán acompañantes de lujo de SLAYER en su (presumible) retirada, junto a LAMB OF GOD y OBITUARY. Más información en la web de RocknRock.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.