8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Grupos relacionados: BELLAKO / HUMMANO / LIONHEART

Web Facebook / YouTube / Twitter / Instagram / Bandcamp

No quiero empezar esta reseña siendo negativo, pero es muy difícil sacar la cabeza en España cuando practicas un determinado estilo de música. Complicadísimo. Sobre todo cuando hay (cada vez más) bandas con las que tienes que compartir tanto espacio como público (potencial)… cuando en algún momento piensas que quizá no hay tanto de éste último como creías. Si a eso añadimos el hándicap de que hay géneros que cobran su sentido completo en directo, y no tanto en estudio, con lo que supone presentar tu nuevo álbum, la cosa se antoja todavía más enrevesado.

En esas están BROTHERS TILL WE DIE, y supongo que serán los primeros conscientes de ese problema, por decirlo de una manera que todos entendamos. Su escollo más reciente, la salida de su bajista Sionker. Por eso es más digno de alabar un trabajo como ‘The Thin Line Between Death and Immortality’. Seamos realistas, un disco de un grupo como BTWD nunca va a reflejar lo que es un concierto de gente como la que nos ocupa; la tecnología nunca podrá llegar a captar la descarga de adrenalina tan brutal que supone estar en una sala pequeña cara a cara con tu público. ¿Un ejemplo? En su canal de YouTube hay varios, pero en este enlace podéis ver su paso por Kiev. Aunque en su caso, se asemeja mucho a lo que sería; al menos te imaginas constantemente cómo sería esa situación en vivo. Incluso en el vídeo del tema que da título al álbum encontramos un fiel reflejo de esta reflexión; de hecho fue éste mismo el que dieron como respuesta a la pregunta de nuestro test sobre cuál usarían para darse a conocer. Chavales dando rienda suelta a su energía y violencia, ni más ni menos que lo que promete BTWD con su música. Aunque por ser de otra generación, no entienda algunos de esos bailes.

Esa sensación amenazante se palpa también en ‘Back In The Game’, igual de arropados que en anterior y con unas raíces hardcore mucho más presentes. Éstas se notan en ‘Hand to Hand’, ‘Facta Non Verba’ o en ‘武士道 [Bushidō]’ (precedida del interludio ‘Body.Mind.Soul’), donde bajan las revoluciones al mínimo para arremeter después con fuerza con ‘Deconstruction’, toda una bofetada en la cara cuyo desenlace cargan de breakdowns. Si de repartir cera hablamos, ahí están ‘Agony Loves Me’, ‘Echoes’, o una agónica y desoladora ‘Delusional Parasitosis’. El punto y final a este sufrimiento lo pone ‘October Lullaby’, de nuevo con breakdowns y algún tramo más oscuro, todo marca de la casa. Por citar un emplazamiento emblemático, hace dos años ya destrozaron uno de los escenarios de Viveiro (aquí vídeo), y este año vuelven al Resu como cima de las fechas de presentación del álbum (que podéis consultar en este enlace). Un torbellino que arrasa con lo que encuentra a su paso.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.