Hace poco que echaba cuentas sobre los discos que ha editado Max Cavalera tras su salida de SEPULTURA. Este es el tercero de CAVALERA CONSPIRACY, el año pasado debutó con el supergrupo KILLER BE KILLED (podéis leer su reseña aquí), llevando su propuesto a directo este mismo mes de febrero, y desde 1998 ha sacado a la venta diez con SOULFLY; de hecho, ya está trabajado en el decimoprimero de ellos. Eso hace una cuenta fácil: cada año saca un trabajo. Y a pesar de todo, lleva mucho tiempo siendo más noticia (sea culpa de los periodistas o no) por las tiranteces y posible (no) reunión de SEPULTURA que por todo el trabajo que hace; que en su caso, es mucho. Y por muy creativo que seas, si entre ellos no hay diferencias claras (como sí ocurrió con el proyecto junto a Greg Puciato y Troy Sanders), corres el riesgo de saturar a tu público.

La acción-reacción es clara: son demasiadas canciones para asimilar en poco tiempo. Parece que tenga la necesidad de plasmar en discos todo lo que sale de su cabeza. Y eso que lo que encontramos en ‘Pandemonium’. Lo positivo es que se sale del guión que venía repitiendo últimamente. Con ‘Babylonian Pandemonium’ ya nos lo dejaba claro: aquí no se repetía tanto, tiraba hacia un lado más extremo y old-school, y le daba caña al asunto. En ella además se apreciaba un filtro para la voz que podíamos pensar que fuera aislado, pero no: acompaña a todo el álbum. Quizá para que el sonio parezca sacado de hace veinticinco años, pero según las canciones, llega a resultar incluso molesto, empañando las partes instrumentales, que algunas de ellas están bastante curradas. Tanto la citada ‘Babylonian Pandemonium’ como ‘Banzai Kamakazi’ son dos temas que, para empezar, están a la altura. Y es en pelotazos cortos y directos donde mejor parados salen, como ‘Scum’, ‘I Barbarian’, la apisonadora que es ‘Apex Predator’ o ‘Father of Hate’; más cansina y machacona se hace ‘The Crucible’. Entre todas, sobresale ‘Insurrection’, muy SLAYER en su inicio y con una velocidad en las guitarras que quita el hipo, y ‘Cramunhao’, con Rizzo de nuevo como protagonista, y siendo la de duración más larga que mejor sensación deja. Porque ‘Not Losing the Edge’, a pesar de tener un punto atrayente, se termina haciendo densa, y tanto ‘Deus ex Machina’ como ‘Porra’, dos bonus, no aportan nada que mejore el producto.

Las prisas no son buenas. Y quizá no es el problema de Max, pero a veces es positivo dar un paso atrás para dar a continuación tres adelante. Un breve descanso para coger fuerzas, buscar inspiración, renovar ideas y centrarse un poco (al cien por cien) en alguno de los frentes que tiene abierto. Aunque sabiendo que ya está de nuevo en estudio, no tiene pinta de que pase por su cabeza tomarse un respiro. Porque si en el primer párrafo decía que corre el riesgo de saturar a su público, más problemático es que el que se sature sea él mismo.

Cavalera Conspiracy – Pandemonium
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.