A mediados de mayo veía la luz ‘Magara’, el disco de debut de THE MOTHERCROW. El cuarteto residente en Barcelona, formado por Karen Asensio (voz, percusión), Claudia González (bajo, coros), Max Eriksson (guitarra, coros) y Pep Carabante (batería), grabó su primer LP en los Sol de Sants Studios de la misma ciudad junto a Alberto Pérez, masterizando posteriormente el trabajo Marco Rostagno en los Hitmakers Studio. A través de nuestro test conocemos un poco mejor a su cantante, Karen, en la que explica algunas de las influencias que se ven reflejadas en el sonido de la banda.

Fotografía de cabecera: Luis Lecumberry

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

Facebook_-_iconoyoutube instbandcicno

  1. ¿Cuál fue el primer disco que compraste? 

Tuve muchas joyas en casa que distaban, pero algo se encaminaban, a lo que después fueron mis gustos gracias a mis hermanos, bastante más mayores que yo, como alguno de Red Hot Chili Peppers, Lenny Kravitz, Presidents of United States of America, The Offspring… pero si mal no creo recordar ,el primer disco con el que le di muchísimos la lata a mi madre para que me dejara comprármelo, en 2002 con apenas 9 años, fue el primer disco en CD de la banda Gatibu, titulado ‘Zoramena’, no se las miles de veces que lo llegue a escuchar en mi discman.

  1. ¿Y el último?

El último disco que ha entrado en mi colección fue el pasado domingo en Oviedo, el vinilo de Sombra, la banda formada por algunos de los componentes de Acid Mess.

  1. ¿Qué disco has podido escuchar más veces?

Creo que sin duda alguna, puedo admitir la gran fiebre que me invadió al conocer a Graveyard. Fue algo tarde ya en su carrera cuando me dio muy fuerte por ellos, con su tercer álbum, ‘Lights out’ cuando comenzábamos a formar The Mothercrow. He llegado a estar más de dos años escuchando a mis suecos del campo santo prácticamente todos los días. Joaquim Nilsson es capaz de rajarme el alma y coserla de nuevo con cada quiebro de su voz. Otro de los más escuchados, con diferencia, hasta alcanzar ser mi Biblia personal es ‘Lonesome Crow’, el primer álbum de Scorpions.

  1. ¿Qué grupo fue el primero con el que pensaste “éste es mi rollo”?

Siempre me han gustado muchos estilos musicales, desde clásicos de los 50s o 60s del rock n roll, blues, soul, pasando por mi década dorada de los 70s con el funky, el disco, el rock más psicodélico hasta endurecerse tanto como para llegar a los 80 con el heavy, thrash y otros tantos estilos de metal. La banda que me voló la cabeza fue Iron Maiden, desde que el heavy metal apareció en mi vida, sabía que nunca más querría colgar la chupa de cuero.

Cuando llegué a Barcelona seguía sin tener claro hacia qué vertiente de todos mis gustos quería enfocar el nuevo proyecto, hasta que en 2014, vi al trío alemán Kadavar cerrando el Azkena Rock festival; ahí, escuchando el riff de ‘Goddness of Dawn’, algo dentro de mi me dijo que había encontrado el estilo en el que podía empaparse el proyecto.

  1. ¿Un disco que no esté muy bien visto y te encante?

Para ser tan amante de lo duro y lo visceral, siempre está ese punto de cachondeo cuando digo que entre todos mis discos favoritos se encuentra ‘The Game’ de Queen o ‘Level Headed’ de Sweet.

  1. Un disco para relajarte y otro para desatarte.

Últimamente cuando necesito paz suelo pinchar el disco homónimo de los californianos It’s a Beautifull Day. Para desatarme no puede falta un ‘Machine head’ de los Purple o cualquier joya de Ronnie James Dio para levantar una fiesta.

  1. ¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?

Tengo la suerte de venir de una ciudad con mucha cultura musical donde he podido ver muchísimos grupos desde pequeña, pero el primer evento que desató lo imparable en mí, fue asistir al doble fin de semana que acogió el Metalway Zaragoza en 2009 con 16 tiernos años.

  1. ¿Y el último?

El último concierto al que asistí fueron las dos horas de show que nos ofreció la gran Stacie Collins, así es un martes cualquiera en Rocksound Bcn.

  1. ¿De cuál guardas un mejor recuerdo?

Uno de los mejores recuerdos que guardo en mi memoria es haber podido asistir a ver AC/DC en San Mamés gracias a un gran amigo, y padrino del rock en este país. Ver cómo afinaban la guitarra de Angus a mi lado, abrazar la campana del Hells Bells y babear debajo de las vías de tren arrancadas que encarrilaban esa locomotora gigante que lucían en la gira del Black Ice tour.

  1. Si pudieras viajar a una época, etapa  o corriente musical, ¿cuál sería?

Principios de los 70, sin dudarlo. Es donde se reúnen el mayor porcentaje de bandas y de discos que me fascinan.

  1. ¿Cuál es el videoclip que más veces has visto? 

Nunca he sido muy recurrente a ver videoclips, imagino que la época que más veía era cuando trabajaba en el Rivendell, un garito heavy de Vitoria que pinchábamos entre vinilos, CDs y vídeos. Cada vez que entraba a mi turno los compañeros ponían ‘Cherry Pie‘, ‘Girl girls girls‘… ¡vistos hasta la saciedad! Entre mis recurrentes no puede faltar un ‘Painkiller’, ‘Hocus Pocus‘ de Focus en directo, ‘Yo crecí en los 80‘ del Reno Renardo o la canción de ‘Santa Claus‘ de Tiny Tim.

  1. ¿Y el DVD, documental o concierto en vídeo?

El documental de Elvis “The Burger King” y el directo de Iron Maiden en Dortmund del 83

  1. ¿Aficionado a películas y series? ¿Recomendaciones?  ¿Alguna otra afición confesable?

Apenas, sinceramente, en comparación con amigos míos que son auténticas enciclopedias de cine, yo me catalogo de absoluta inculta a su lado. Me gusta el cine pero apenas he seguido hasta el final ninguna serie. Mis aficiones siempre han seguido caminos más palpables: canto, dibujo, pintura, danza, escritura…

  1. ¿Tu último descubrimiento musical?

De los últimos conciertos que me dejaron boquiabierta fueron la despampanante Liza Colby o Shawn James.

  1. Si tuvieras que elegir una canción y un disco de tu grupo para presentarte, serían…

El cierre de nuestro tan ansiado primer álbum: Ashes. Luz cegadora y la más negra oscuridad, sentimientos de dicha y ventura en el amor, con contrapuntos de dolor y vacio existencial. Desde la sutilidad del principio de la canción, hasta desgarrarme la voz a puro grito junto al escalofriante solo de Max. Se podría extrapolar a una especie de representación de los extremos que me han ayudado a moldearme como la persona que soy hoy.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.