Puede que BARBARIAN SWORDS no sean un grupo apto para todos los públicos… y mejor que así sea. En una entrevista publicada hace dos años y medio por César Aguilar en Zona-Zero podéis leer a su vocalista en otros términos muy distintos que los que aquí haréis, sin pelos en la lengua. Allí hablaban de ‘Worms’, su segundo LP, y de muchas otras cosas. Rematándolo con un “… si algo o alguien te molesta en esta vida, puñetazo en la boca. No pierdas el tiempo intentando hacer reflexionar a ninguno de los espectros con los que puedas encontrarte en tu camino. Esa ética y moralidad con la que nos han contaminado desde niños sólo obedece a sus mecanismos de control social, a la tiranía judeocristiana”. Palabra de Von Päx. En nuestro test, mucho más afable, nos confiesa con qué grupos se metió a este tipo de música, y… bueno, los habituales ya sabéis el resto de las cuestiones. Por cierto, estad atentos a la maquinaria de la banda después de verano, que no paran. Avisados estáis.

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

  1. ¿Cuál fue el primer disco que compraste?

Pues fue la cinta de Who Made Who, esa banda sonora ochentera para la película Maximum Overdrive con temas de AC/DC. Luego, también en cassette, pillaría Flick Of The Switch o el debut de Maiden y el The Number Of The Beast. Éstos en una edición italiana rara con la portada amarilla, todavía las tengo porque soy muy coleccionista.

  1. ¿Y el último?

Compro álbumes de forma compulsiva. Del Netherlands Deathfest me traje joyitas que aún no tenía en original, pero en CD, que ya he aprendido del coñazo que resulta viajar con vinilos… El primer largo y el cuarto de Judas Iscariot, Hate de Sarcófago, Ritual de Master’s Hammer, Drawing Down The Moon de Beherit, el último de Encoffination… Lo más reciente es un pedido a Floga Records con dos vinilos de Nightrage, porque mi colega Abel Valdelvira es muy fan suyo y quería probar… Aunque sea death melódico, ya me dirás… En ese pack también va un splatter de The Black Moriah, la primera demo en cinta de Lord Belial, los dos primeros álbumes de Desultory en cassette, lo mismo pero con los griegos Necromantia, después un split en 7’’ de Principality Of Hell y Den Saakaldte, y No Child Left Behind de Viking en vinilo amarillo. ¡BlackSeed Productions, vosotros sois los próximos! Tienen cosicas que me faltan de Demoncy y Encoffination, por lo que no tardaré.

  1. ¿Qué disco has podido escuchar más veces?

Ésta es complicada… Powerslave de Iron Maiden. Éste, una enormidad de veces. De Mysteriis Dom Sathanas de manera obsesiva, cualquiera de Manowar o Judas Priest, Blood Fire Death de Bathory, Battles In The North de Immortal… Es difícil de responder, me cago en Dios. Into The Infernal Regions Of The Ancient Cult de Inquisition, ése es básicamente lo que le pido a la vida.

  1. ¿Qué grupo fue el primero con el que pensaste “éste es mi rollo”?

Mi primer contacto con el metal o los sonidos más o menos duros fue con Black Album de Metallica, pero lo que me voló la cabeza fue Ballbreaker de AC/DC. Mis padres se lo regalaron a mi hermano mediano y ahí ya me tiré al rollo de muy crío. Comimos mierda como todo el mundo, pero en general, creo en casa no nos podemos quejar demasiado de los padres que nos tocaron… Como mínimo no nos mandaron a ningún colegio de Maristas para que nos violara por el culo algún degenerado católico.

  1. ¿Un disco que no esté muy bien visto y te encante?

Pues sinceramente, The X Factor de Iron Maiden me parece una sobrada de bueno. Su sonido es único, tan seco y sobrio, y las composiciones son jodidamente interesantes, con ese halo de misterio que ya no han recuperado nunca más. Incluso la portada me fascina, con ese Eddie en la mesa de tortura, destrozado. Load de Metallica sería otro, es uno de ésos álbumes que yo identifico con el follar directamente. Es chulo y macarra, para marcar paquete.

  1. Un disco para relajarte y otro para desatarte.

Mmm… No concibo la música de esa forma, todo lo que escucho me relaja por mugrienta o cruel que sea la propuesta. Hay una cosa que me encanta hacer, y es ir a los Pirineos con Summoning, Wardruna, Ildjarn, Striborg… cosas más etéreas y espirituales para imaginar lo bonito que sería todo tras la extinción total de la especie humana. ¿Para desatarme? No sé, ¿slam, black death, war metal? Igual una combinación de Kraanium, Temple Nightside, Deiphago, Black Witchery y Gutural Secrete levantaría hasta a un muerto. Un poco de Profanatica, Horna o Archgoat que nunca falte tampoco.

  1. ¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?

Soy algo más joven de lo que le peña cree. Fue en 2001, con los Judas Priest de Ripper Owens y Savatage. Tocaron ‘United’, tío. Me abracé con un borrachuzo desconocido y la cantamos a pulmón. Mucha paz, hermano… Ahora te habría roto la cara nada más acercarte. Putos paposos…

  1. ¿Y el último?

Bar Ceferino, salvajada grind con Ósserp, Nunnery e Implore. Qué hijos de puta, montar eso ahí… 60 y pico privilegiados sólo, con Implore tocando temas de su próximo disco con nombre provisional todavía. Mucho sudor, nene.

  1. ¿De cuál guardas un mejor recuerdo?

Ésta es muy chunga también… Igual el último Download, mira lo que te digo. Más por la compañía que por los bolos, obviamente… Ahora me vas a hacer poner sentimental y es algo de lo que luego vas a arrepentirte, pero estábamos ahí mi colega Xavi Guerrero, su mujer Sandra, Xavi Garatge y Antonio Celeiro de Rocksound viendo a Judas Priest. En una hora o así saldría también Ozzy, así que vi a los padres de lo único que importa en la vida con gente por la que me pegaría de hostias hasta caer rendido. Fue especial, tío. Con Barbarian Swords, sin duda mi favorito es el primero que dimos en Euskadi, en la sala Edaska. Joder, vino mucha peña y desde el instante cero lo dieron todo. Ojalá esa entrega cuando tocamos en casa… Escupitajos, gritando desde el suelo, histeria, headbanging a muerte, sonidazo… Esa gentuza sólo quería ponzoña por el ano y eso es lo que le dimos.

  1. Si pudieras viajar a una época, etapa o corriente musical, ¿cuál sería?

Llevo años obsesionado con el inicio del black metal, el germen primigenio. Sería los 80, claro, con Bathory, Tormentor, Venom, Mortuary Drape, Sarcófago, Reencarnación… Ése es sin duda el periodo que más me flipa de la música, por encima del estallido noruego incluso.

  1. ¿Cuál es el videoclip que más veces has visto?

Ni idea, no me interesan. Quizá el de ‘Freewheel Burning’ de Judas Priest, muy de chico y muchos años después de que saliera, claro.

  1. ¿Y el DVD, documental o concierto en vídeo?

De nuevo Judas Priest, Electric Eye, y de largo. Luego The Saxon Chronicles de Saxon. Me pillé un reproductor de DVD de chaval y tenía poco material, así que los quemé. Actualmente ya no me interesan mucho estas cosas.

  1. ¿Aficionado a películas y series? ¿Recomendaciones? ¿Alguna otra afición confesable?

El otro día fui a ver Detective Pikachu, sin ningún tipo de rubor, y ya espero tanda para Sonic. La última peli buena de verdad que he visto es La Juventud, de Paolo Sorrentino, una reflexión sobre nuestra miserable existencia y el paso inexorable del tiempo. Veo series, pero menos Juego De Tronos y Perdidos, todo me parece muy de andar por casa, para pasar el rato y poco más. Sons Of Anarchy y Vikingos las salvaría en la prórroga, y lo de Breaking Bad directamente no lo entiendo. En la vida real, a ese imbécil le habrían metido un balazo en la cabeza al quinto capítulo. Me encanta la literatura de fantasía heroica, me he zampado la Canción De Hielo Y Fuego y creo que lo volveré a hacer. Todo lo relacionado con Star Wars, Alien y Predator también me vuelve loco. Colecciono películas, pósters, novelas, cómics… de todo sobre esos universos. Leo Marvel, Hobby Consolas, me zampo los Assassin’s Creeds como si en una semana me fueran a robar el videojuego… Mortal Kombat a full, tío. Soy bastante freak de muchas cosas pero de ninguna en concreto, sin llegar a profundizar del todo.

  1. ¿Tu último descubrimiento musical?

Lingua Ignota. Esa chica seguramente ha sacado el disco del año. Sobrevivió a una relación de maltrato machista y a una anorexia, y ésta es su venganza. Quiere ver el mundo arder, y como puedes deducir, eso es algo que apruebo. Música clásica, industrial, black metal… Caligula lo peta. Tenía que ser Profound Lore quien lo editase, por supuesto. Sale en julio.

  1. Si tuvieras que elegir una canción y un disco de tu grupo para presentarte, serían…

La canción sería ‘Hunting Rats’, porque vamos a por vosotros, y el disco sería más bien la demo: Crusaders Of The Apocalypse. Igual alguien cree que se me ha ido la chaveta, pero sonamos demasiado bien ahora… El directo me flipa también. ¡Quiero más maldad, hostia puta! Lo que publicaremos en otoño, ojo… Cerduzco y enfermo a tope.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.