8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: MASTODON / ADRIFT / NEUROSIS

 Facebook_-_iconoyoutube bandcicnotwit

Ya que hasta ahora no me había hecho eco de ninguno de los EPs anteriores de DELOBOS (ni siquiera de ‘Moon Moan’, su debut de hace algo más de dos años), ¿qué mejor ocasión para hablar de ellos que con la publicación de ‘Smoke And The Last Mystical Beings’? Éste cierra una trilogía empezada hace ahora dos años, con la salida de los cuatro temas que formaban ‘Salt’, continuada a finales de 2018 con ‘Flesh’, y cerrada con el ya mencionado humo.

Formados hace casi ocho años, el embrión principal fueron Raúl F. Mignorance (guitarra) y Kantz, ambos en TENPEL en aquel entonces, que se sacaron de la manga un proyecto paralelo más íntimo, acústico de primeras, con elementos folk, y que a día de hoy está completado por Nacho Romero a la batería y Luis Fuentes al bajo. No desvelaré cómo, cuando, dónde ni por qué, pero hace unos meses alguien me decía que “lo peor es que DELOBOS cada vez es menos acústico; y lo mejor es que cada vez es menos acústico”. Y así se podría definir la música de este cuarteto: en constante mutación e incorporando elementos siempre que sus cuerpos y mentes lo pidan.

Decía ‘Kantz’ de la primera parte que “… ‘Salt es la sal del mar, el vaivén del agua y los pasajes hipnóticos, el canto de la sal en el desierto como decía Neruda en su Oda a la Sal. Después está ‘Flesh’, que llevará la cara más cruda y orgánica del trabajo, y por último ‘Smoke’, lo quemado, donde todo tendrá un punto más oscuro”. Del trabajo completo comentaba “… que habla de un mundo humano, de la realidad aplastando duramente la magia y arrasando con ella todo rastro de inocencia”. Palabras que podéis leer en una vieja Rockzone, número 144 de febrero de 2018. Así, de ‘Selkie’ a ‘Exiled’ encontramos el lado más sosegado de la formación. En la primera la voz susurrante nos adentra en una composición en la que prima lo instrumental, con un tramo central que juega todas sus cartas para demostrarnos de qué va su sonido. Como si de una jam se tratara, sólo escuchamos algún aullido aislado hasta que al final vuelve a aparecer el vocalista, para, enlazando con ‘March’, ocupar en ésta el papel de protagonista. Y ahí empieza el vaivén del agua de que nos hablaba, con él de narrador, siguiendo con historias en ‘Song of Healing’ mientras Raúl juega con su slide. Ese halo melancólico se cierra con una ‘Exiled’ más experimental, en ritmos y sonidos.

‘Flesh’ no sé si empieza más crudo, pero sí más cálido. Dentro del arranque de nuevo apagado que tiene ‘No One Saves’, la cosa se va animando hasta enseñarnos un lado más vivo del grupo. Buena parte de la culpa la tiene la importancia que cobran Nacho y Luis, reflejada en ‘Scared of Nothing’, lo que da más margen tanto a Kantz como a Raúl para dar rienda suelta a todo lo que tienen que enseñarnos. Donde sí se tornan más rudos es en una sureña ‘The Hunt’, en la que los lobos sacan las garras, aunque sea por un corto periodo de tiempo en la parte central. Como ocurría en el cierre del primer capítulo, para ‘Happy’ vuelven a llevar su sonido por otros derroteros y se dedican a jugar con él, demostrando lo polifacéticos que pueden llegar a ser.

Con ‘Old Dogs’ se da por comenzada el cierre de la trilogía, con ese humo que sube del fuego… o a juzgar por como se presenten, de unas cenizas todavía vivas. Repiten la atmósfera de una atmósfera tenue como arranque, en la que Kantz manda hasta que en el minuto final son el resto de compañeros los que buscan la luz, brillando. Con ‘Just An Illusion’ suben la intensidad de su propuesta hasta donde no habían llegado; y al escucharlo, sientes esa energía. Pero como son banda de contrastes, con ‘Aniwaya’ vuelve la calma; al menos hasta su parte final, donde vuelven a dejarnos claro que cuando se dejan llevar, tienen mucho empuje. Posiblemente, la canción más completa y redonda de las que hayan hecho en su trayectoria, y un broche de oro a una etapa de tres EPs convertidos en un solo compacto. ¿Con qué nos sorprenderán a la próxima?

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.