Tras la reseña de ‘Deimos’ y el Conociendo a con su bajista, Cameno, era el momento de entrevistar a los burgaleses MORTSUBITE. La temática del álbum, el por qué repetir con Carlos Santos, la ausencia de voces melódicas, la escena de su ciudad, el sentido de autocrítica y mucho más en estas respuestas.

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

Bandcamp / Facebook / Twitter / YouTube / Spotify

– Han pasado tres años desde Black Necora, y el mundo, tanto de la música como fuera de él, va muy deprisa. ¿Qué os ha llevado a esperar tanto tiempo a darle continuación? Porque las primeras fotos que publicasteis desde el estudio eran de verano de 2015…

Muy buenas, el motivo que lo ha retrasado todo ha sido la salida repentina del grupo del anterior batería, justo cuando estábamos a punto de empezar la campaña. Esto, y el proceso de encontrar alguien que lo sustituyera, nos ha tomado bastante tiempo, aunque visto con retrospectiva, ha merecido la pena, ya que la nueva formación con Gonzalo tiene cuerda para rato…

– Habéis repetido con Carlos Santos en Sadman. ¿Qué tiene para que cada grupo que pasa por sus manos, si tiene la oportunidad,  repite?

Es la tercera vez que trabajamos en Sadman, y mientras sea posible lo seguiremos haciendo, porque con él nunca se deja de aprender. Para empezar, la calidad que consigue en todo lo que hace y el carácter amable y humilde que tiene, creo que es el motivo principal por el que los grupos vuelven, al menos nosotros. Otro factor importante es que ninguno de sus trabajos se parece a los demás, no es una fábrica de metaladas en serie, sino que cada trabajo lleva un tratamiento completamente distinguible de los demás. Sabe darle a cada disco lo que necesita, y eso es un valor muy importante en un mundillo donde a veces, todo parece una copia de todo.

– Muchos de sus trabajos pasan después por las manos de Mika Jussila, pero en vuestro caso os ha masterizado Jens Bogren. ¿Por qué esa elección?

Cada una de las tres veces que hemos grabado allí, nos ha orientado hacia un master distinto, dependiendo de lo que pidiera el disco. El primer disco nos recomendó West West Side de NY con Alan Douches,  el Black Nécora se masterizó en Finnvox con Mika, y en esta ocasión con Jens en los Fascination Street Studios de Suecia,  ya que buscábamos un sonido más oscuro y mas rugoso, que no estuviera tan comprimido y que dejara más espacio al estéreo,  en fin, más natural y alejado de la “Guerra de volumen” de la que tanto se ha hablado en el mundillo del mastering.

– Demostráis que vuestro estilo no está reñido con el castellano; defiendo que como tu idioma materno, no hay nada a la hora de expresarte. ¿Alguna vez se os ha pasado por la cabeza cambiarlo por el inglés?

Nunca. El castellano es una herramienta muy poderosa y precisa que además nos ayuda a diferenciar nuestro mensaje. Realmente no vemos que pasarse al inglés le aportara nada positivo a la banda, más bien le restaría contenido.  Yo escucho música en inglés, en alemán,  en francés o en euskera desde que era pequeño, y rezo por poder seguir haciéndolo unos años más antes de que el rodillo de la globalización cultural acabe aplastándonos a todos.

– Además, vuestras letras tienen mensaje, y la verdad es que se nota que os curráis una profundidad que (por desgracia) es atípica a día de hoy. ¿Cuál es el concepto sobre el que creasteis ‘Deimos’?

Toda la temática del álbum gira en torno al tiempo, y nuestra forma de percibirlo a través de los cambios que vemos a nuestro alrededor. En el disco se estudian diversas formas de medirlo que se han ideado a lo largo de la historia: con agua, con la posición del sol, con un péndulo, con relojes exóticos  como el Corpus de Cambridge o Cronófago, inaugurado por Stephen Hawking…  Y al final del disco, con Transhumanista y Deimos, reflexionamos acerca de la trascendencia, de nuestro anhelo de sobrevivir a la única batalla que en realidad importa, la de la vida contra el tiempo.

– Y de la portada ¿qué me podéis decir? Entre la nécora de la anterior y la nueva parece que os gustan los bichos…

Nos encantan. Y también a Mario Carrasco, nuestro artista de cabecera, que nos ha diseñado ambas portadas. El insecto que aparece en la portada es el Cronófago, que corona el reloj Corpus en la Biblioteca Taylor en el Colegio Corpus Cristi de Cambridge. Este reloj tiene la peculiaridad de no marcar siempre la hora exacta, sino que a veces avanza más deprisa o más despacio, se detiene o incluso retrocede, para dar la hora exacta solo cada ciertos lapsos de tiempo.  Esta forma de medir el paso del tiempo es mucho más próxima a nuestra experiencia como seres humanos, y pensamos que debía tener un papel importante en nuestro disco.

– En el aspecto vocal no, pero creo que la melodía instrumental ha enriquecido mucho vuestra propuesta. ¿Estáis de acuerdo?

Es algo que nos han hecho notar en las diferentes críticas que hemos ido recibiendo, sin duda es un rumbo que ha gustado bastante en general, pero que no hemos tomado de manera consciente. Simplemente nos hemos dejado llevar, y ha quedado reflejada en el disco esa faceta nuestra que seguramente siempre estuvo ahí latente.

– Eso me lleva a pensar, ¿escucharemos voces melódicas en futuros trabajos? ¿O están demasiado estereotipadas?

En cierta forma sí creo que lo están, y no creo que tengan cabida en MortSubite.

– Me ha gustado mucho ‘Péndulo’. No es la primera vez que me pasa (ni la primera ocasión que lo hacéis), pero creo que están empezando a hacer temas instrumentales que son más que meros interludios. ¿Cómo surgió?

Precisamente buscando algo como interludio, la melodía nos fue ganando terreno y pidiendo más presencia porque nos encantaba, y acabó siendo una canción con su propia identidad, y su propio desarrollo.

– Lo último que se puede escuchar es la frase “… solo somos presas del vacío abocados al eterno retorno del frío”. ¿Qué trasfondo encierra?

Como el resto del disco, se refiere al tiempo, al tiempo agotado, a la inevitable derrota que una y otra vez tenemos que encajar  como podamos, ya que no existe alternativa, ni consuelo. Un mensaje un poco nihilista para dejar buen sabor de boca!

– Hace poco compartisteis en vuestras redes una reseña que, en vuestras palabras, era “una crítica muy crítica”. Os alabé públicamente por haceros eco de artículos de esos que no ponen a uno por las nubes, pero también fui crítico con quien escribió el artículo. Porque aunque nadie nace sabiendo, se le notaba la falta de experiencia escribiendo. ¿Qué opináis sobre esa libre circulación de opiniones en las redes y difundir sólo las que parecen convenir?

El punto de partida es claro: somos nosotros quienes estamos haciendo un esfuerzo para que nuestro disco esté en el mayor número de medios posibles. El que cualquiera pueda opinar sobre lo que hacemos, es precisamente lo que pretendemos, independientemente de si esa opinión nos satisface o no. Para nosotros todas las críticas son valiosas, aunque somos conscientes de que cuando nos ponen un 10, no somos perfectos, y cuando nos ponen un 0 tampoco somos tan malos. Aún así, es información que tiene un valor, y nos ayuda a ver cómo se percibe lo que hacemos en algunos casos, o por alguna gente. También hay veces que se nota que quien ha escrito una reseña es alguien absolutamente ajeno al género, y encontramos cosas como: “Tiene mucha voces guturales, no me gusta.” Lógico: si no manejas las claves no entiendes nada, igual que a mi abuela no le gusta la pintura abstracta, ya que ni siquiera va a hacer el esfuerzo de ir un pasito más allá, para comprenderla. MortSubite no está hecho para gustar a todo el mundo, es más bien para los “muy cafeteros” y ni su sonido ni su mensaje son lo que alguna gente cree que deberían ser dentro de su concepción de un género en el que nos han metido sin preguntarnos. En cuanto a la falta de experiencia de algunos medios, nosotros le damos poca importancia, si la entrevista viene con faltas de ortografía, pasamos el corrector del Word, y la devolvemos corregida. Si los fallos son de redacción, la cosa tiene peor remedio, pero en general el nivel es bueno, y en algunos casos como el que nos ocupa, excelente.

– A pesar de estar alejada de los grandes focos, la escena en Burgos es rica tanto en grupos como en estilos. Aunque os ponga en un compromiso, ¿podríais decirnos algunos grupos para presentarlos a nuestros lectores?

Por supuesto. Recientemente hemos compartido escenario con Night Shot en nuestra presentación y es una banda que siempre menciono porque, aparte de ser nuestros hermanos y haber pasado por muchas juntos, tienen una propuesta muy sólida, y una actitud verdaderamente hardcore  y underground, de la que muchos salvadores de la escena que solo hablan de hermandad, podrían aprender.

Aquemarropa es una banda Oi! De unos amigos que tienen una legión de seguidores en España y Latinoamérica que asusta, dentro de nada sacan disco. También sacan disco ahora Mistweaver, los veteranos de la escena burgalesa, o te podemos recomendar “Ad Nébula Nigra”, de nuestro sello Compañeros de Tumba, una propuesta muy inquietante que oscila entre el black y el crust, también para muy cafeteros. Si te gusta el metal con voces melódicas tienes que escuchar a Sexma, otros que llevan ya unos añitos… Hay mucha variedad, y mucha gente haciendo las cosas bien, además de alguna vieja gloria dando la tabarra, que de eso habrá en todas partes, supongo.

– Y tanto en vuestra ciudad como en el resto, la oferta cultural es cada vez mayor. ¿Cómo conseguir atraer público ante tantos eventos de todo tipo?

En Burgos la escena es ciclotímica, cuando abre una sala donde se pueden hacer conciertos, nos tiramos todos a su cuello y programamos Jueves, Viernes y Sábados seguidos durante un año entero, hasta que la sala cierra o cambia de rollo por la sobreexplotación. Estamos otro año sin ver un concierto, porque no hay salas que programen ni  sitio donde hacerlo, hasta que alguien descubre otro filón y vuelta a empezar. El público fijo es de unas 20 personas en nuestro rollo, pero cuando se monta algo guapo, en general la gente responde y agradece el esfuerzo. Creo que el truco para atraer a la gente es hacer las cosas seriamente, traer bandas buenas, pegar carteles y promocionar las cosas con tiempo, hacer correr el boca a boca… es decir, menos evento en Facebook y mas compromiso a la vieja usanza.

– Son ya diez años en esto. ¿Cuántos de los objetivos que os habéis marcado conseguisteis, y qué metas os ponéis a más corto plazo?

Cuando yo entré en MorSubite no tenía más que dos objetivos claros: disfrutar, y aprender de mis compañeros. Y los dos se cumplen todos los días, así que eso es lo que hay que seguir consiguiendo. Además habiendo grabado tres discos y habiendo tocado en tantos sitios, cosa que ni nos podíamos imaginar en 2006, nuestros objetivos creo que están más que superados. A corto plazo, terminar unos temas nuevos que estamos sacando, y que se nos ponga la piel de gallina tocándolos es lo que más nos apetece, así que ahora, a currar hasta conseguirlo.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.