Rock Estatal Records publicó el 1 de diciembre ‘Médula’, el segundo trabajo de los madrileños EON. Ya dimos cumplida cuenta de él en nuestra reseña, y hace no mucho pudimos conocer un poco mejor a Diego Cardeña (vocalista), uno de los nuevos miembros en su nueva formación. Él y Rubén Ortiz (guitarra) contestan a nuestras preguntas y nos ponen al día de todas las novedades que presentan con este álbum, las diferencias con su debut, sus puntos fuertes para destacar, su visión del panorama… Y aunque más abajo remarquemos una frase que nos llamó la atención de la propia banda, lo ponemos desde el principio: recomendamos escuchar el álbum en un equipo de sonido de calidad, para apreciar los matices y planos sonoros de la producción».

Fotos: Juan Morillas

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

Facebook / Spotify / Twitter / YouTube

– Han pasado más de cuatro años desde ‘IN[visible]’. ¿Qué ha ocurrido en este tiempo en el universo EON, y por qué tanto espacio para darle continuación?

– Rubén: Hola, ¿qué tal? Pues ha habido un parón de cuatro años porque ha habido cambios en la formación, en el puesto de voz y de batería. Por ello hemos buscado un nuevo sonido, una manera  diferente de componer y ello ha dado paso a “Médula”. No queríamos hacer las cosas corriendo, y nos hemos tomado el tiempo que hemos creído necesario.

– Decía lo del tiempo por algo tan duro como real. En grupos (hasta cierto punto) nuevos, el estar durante un periodo fuera del mapa supone que detrás vienen cien bandas que pueden comer el terreno. ¿Cómo veis ese asunto y qué manera tenéis de afrontarlo?

– Rubén: En este periodo nos hemos centrado en nosotros y hacer lo que queríamos hacer. Lo que hagan los demás no nos quita el sueño.

– Diego: No miramos con recelo. Usamos lo que nos influye de la escena para poder mejorar nosotros. Pero cuantos más grupos dentro de este mundillo, mejor. Cada uno tiene su terreno y no lo vemos como competencia. Tú tienes tu trabajo y si no crees tú mismo en él, mal vas.

– Cada vez que veo que detrás de un disco está Carlos Santos, automáticamente tiene mi atención. ¿Qué creéis que tiene él y Sadman para ser sinónimo de calidad?

– Diego: Pues efectivamente un sello de calidad y buen trabajo que suele plasmar perfectamente lo que una banda tiene en la cabeza y como quiere que suena en el plástico. Para mi es el productor español que mejor consigue un sonido internacional dentro de la escena metal estatal.

– Además, el master ha corrido a cargo de JensBogren en Suecia. ¿Por qué le elegisteis a él y qué ha sumado a la mezcla final?

– Diego: La elección salió natural. Mientras estábamos grabando, Carlos nos ofreció varias opciones para masterizar y finamente decidimos trabajar con Jens porque conocíamos bien su trayectoria, sobre todo en producciones en Soilwork o Paradise Lost (que son de sonido más o menos similar a nosotros) y además justo en esas fechas estaba grabando el disco de Sepultura, lo que terminó de convencernos. Ha amplificado la mezcla de Carlos y ha dado un color, especialmente en baja frecuencia, que refleja muy bien el directo de la banda.

– Este lanzamiento está amparado bajo Rock Estatal Records. ¿Cómo surgió vuestra unión con el sello y qué pensáis que aportan a la escena nacional?

– Diego: Pues editamos el primer single por nuestras vías y Rock estatal se fijó en nosotros a partir de esta canción y las condiciones que nos ofrecieron para lanzar el disco que ya teníamos grabado eran totalmente idóneas.

– Rubén: Creo que Rock estatal es una gran ayuda para toda la escena hacia los objetivos que bandas como nosotros quieren alcanzar. La oportunidad a bandas noveles de llegar a un público nuevo.

– Sin desmerecer vuestro debut, aquí se nota un salto cualitativo a todos los niveles, y puede que esa culpa la tenga el haber tenido tiempo para crearlo, creciendo como músicos y personas. ¿Cuál pensáis que es la mayor diferencia entre uno y otro?

– Diego: La unión como músicos y personas de Eon. El haber formado una familia, y eso ha hecho que el disco saliera rodado. El secreto reside en eso.

– Rubén: Las cosas se han pensado más que en el anterior. Y con la entrada de Diego y David, todos los pasos de composición tuvieron un germen común. La composición ha sido igual para todas las canciones, desde el estribillo hacia afuera.

– Me ha llamado la atención lo de “Recomendamos escuchar el álbum en un equipo de sonido de calidad, para apreciar los matices y planos sonoros de la producción”para rematar el libreto. Me parece una manera brutalmente honesta de hacer un llamamiento a la manera que tenemos ahora de escuchar música. ¿Se ha devaluado el valor real de las composiciones por la forma a la que nos hemos acostumbrado de disfrutar de este tipo de arte?

– Diego: Más que las composiciones, se ha devaluado el interés tanto por el artista como por el público del mero hecho de escuchar un disco. Igual que hay cadenas de comida rápida, hay plataformas de consumo de música rápida. Que por un lado está muy bien que existan plataformas digitales para lanzar tu música sin intermediarios. Pero por otro han malacostumbrado a la gente a no preocuparse por la calidad del sonido. Y Eon es una banda que trabaja mucho ese aspecto: la calidad de su sonido. Fundamental. Por ello invitamos a disfrutar de él con un buen equipo. O por lo menos que lo descarguen en 320kbps (risas).

– Leyendo tanto las letras como la nota de prensa, me parece destacable el hecho de haber creado una obra conceptual alrededor de la psique humana. ¿Cómo de compleja puede ser una mente para centrarse en ella a la hora de escribir unas canciones? Cada grupo es un mundo a la hora de componer, pero teniendo algo tan introspectivo de fondo, ¿fue a la par música y letra, o primero vino una y luego las otras?

– Rubén: Primero vino la música. Componemos antes de nada la armonía y a partir de ahí Diego trabaja las partes vocales y luego las letras.

– Diego: En cuanto al plano lírico; más que un trabajo conceptual, si es cierto que están reflejadas etapas de mi vida que me han hecho afrontar la realidad del ser humano. Ahí queda que cada uno las interprete como quiera y que las utilice como método de salir adelante cuando se encuentren en momentos bajos.

– En mi reseña ensalzo que dentro del metal moderno que practicáis, tenéis un algo distinto que os puede desmarcar de los demás. ¿Cuáles pensáis que son vuestros puntos fuertes y mayores señas de identidad?

– Rubén: El equilibrio entre la contundencia y crudeza con la melodía de los estribillos abiertos. Y por supuesto la identidad de la voz de Diego, que es muy personal.

eon172

– Está claro que la voz llama la atención, especialmente por tener un registro melódico que se aleja de los estereotipos habituales para este tipo de música. Ya con los cuatro primeros temas dejáis clara la importancia de ésta, pero va en consonancia a toda la instrumentación. ¿Era clave desde el principio encontrar un equilibrio entre todo? Algo así como el equilibrio mental sobre el que circula el concepto…

– Diego: Rotundamente, sí. Primero hemos trabajado la estructura musical y de ahí fui yo conformando el plano vocal, pero hasta que no estuviera la canción cerrada armónicamente, no me ponía con las voces. Para poder construir un prisma que encajara a la perfección con la música. Se agradece el reconocimiento (risas).

– Después está ‘Aura’, cuyo final me parece apoteósico. ¿Estaba premeditado de esa manera?

– Diego: Va fluyendo. Como decía antes, cuando se termina de componer la música de un tema yo empiezo a hacer melodías sin letra, probando sin saber si será gutural, melódico, etc… y concretamente en “Aura” el final sí estaba cerrado a excepción del “grito operístico” hacia el final del tema que surgió en uno de los takes, probando en vez de un gutural, para sorpresa de todos. Carlos, el productor, decidió que había que mantenerlo en el disco como fuera.

– En ‘Llaga’ explotáis el lado más melódico y contáis con la colaboración de Lydia Rodríguez. ¿Qué me podéis decir de ella y cómo surgió su aportación?

– Rubén: Conocía a Lydia, cantante de Presuntos Implicados, originalmente por parte de amigos en común, y la idea surgió en el estudio, tras comentárselo a mis compañeros del grupo. Nos pareció buena idea mezclar la voz contundente de Diego con la textura cálida de ella. Y la verdad es que el resultado es un contraste muy bonito.

– Y para terminar, en ‘Víctima’, incluso os acercáis al deathcore más pesado y denso. ¿Es la versatilidad uno de vuestros puntos fuertes?

– Diego: Sabemos que tenemos cierta versatilidad, aunque no es nuestra punta de lanza. Pero obviamente la utilizamos a nuestro favor, siempre que el tema lo requiere. Ahora mismo en la escena es complicado destacar, porque hay muy buen nivel y lógicamente uno de nuestros recursos es la ambigüedad tanto instrumental como vocal.

– Parte de vuestra primera obra fue financiada por un proyecto de crowdfunding. ¿Qué aprendisteis de aquella experiencia?

– Rubén: El crowdfunding que hicimos realmente fue para editar las copias, no para la grabación del disco. La verdad es que fue una forma de amortizar la inversión anticipadamente, y que nos sirvió de manera beneficiosa en este caso concreto.

– Esta vez habéis apostado por una preventa de ‘Médula’ a precios muy competentes. ¿Cómo ha ido la reserva? ¿Estáis contentos con los resultados?

– Diego: Nunca habíamos podido lanzar un disco en preventa hasta fichar por Rock Estatal Records y estamos asombrados de la acogida que está teniendo. Es una manera muy práctica de saber de antemano en que ciudades tenemos más seguidores.

– Hacía mención antes a una frase del libreto, y retomo el tema porque nombráis a dos grupos, Ethan y Presos del Olvido. Los primeros creo que han sacado uno de los discos de 2016, y los segundos, a mi parecer, hicieron lo propio el año pasado. ¿Qué me podéis decir de ellos?

– Diego: Son bandas hermanas con las que trabajamos muy a gusto. Nos une un cariño por el trabajo de ambas y han estado al quite apoyándonos a saco. Son una extensión nuestra. Ethan para mí han sacado uno de los mejores discos de rock progresivo que ha dado este país. Y Presos del Olvido es una de las grandes bandas de la escena metal.

– A principios de noviembre ya presentáis el disco en Gruta 77, y si no me equivoco, fue un éxito, ¿verdad? ¿Cómo fue la experiencia?

– Rubén: Contentísimos al ver una sala llena recibiéndonos y muy satisfechos de poder tocar por primera vez los temas de “Médula” en directo, obteniendo una muy buena respuesta por parte del público.

– Y a partir de ahora, ¿cuáles son los planes a corto plazo?

– Rubén: Seguir trabajando humildemente, mejorar y llegar hasta donde se pueda llegar. Ampliar nuestro público todo lo máximo.

– Diego: Presentar “Médula” por todo el país e intentar clavar una bandera en el corazón de la escena. Que este lanzamiento sea la piedra angular de nuestro carrera a largo plazo.

– Una pequeña curiosidad para terminar. ¿Os ha supuesto algún tipo de problema vuestro nombre? Me refiero a la hora de daros a conocer y expandir vuestro trabajo, ya que poniendo EON en distintos buscadores hay resultados por encima del vuestro.

– Diego: Esa es la razón por la que nuestra marca es Eon metal, por la que nos pueden encontrar en cualquier plataforma digital y redes sociales.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.