Godsmack1000Parece mentira, pero de aquí a unos meses, GODSMACK están de cumpleaños. Veinte ni más ni menos desde su formación en 1995. Digo que parece mentira porque a pesar de su éxito inicial con su debut homónimo y ‘Awake’, que les sirvió para ser una de las puntas de lanza del Ozzfest de la época, después se lo han ido tomando con calma, sacando nuevo trabajo cada cuatro años… y siendo todos ellos número 1 de ventas en su país (sí, cada vez con peores números, pero ya se sabe cómo está la industria).

Desde ‘The Oracle’ hasta el día de hoy ha habido tiempo de editar ‘Live & Inspired’ (con un EP adicional de versiones), de tomarse un año sabático, y para que Sully Erna siguiera con su carrera en solitario (que empezó en 2010 con ‘The Avalon’, en una onda más íntima y acústica). Durante esa etapa se pensó que podía afectar a la carrera de GODSMACK, pero hace poco, en una entrevista para Revolver Magazine, el propio Erna confesaba que varias veces habían tenido disputas, especialmente con la formación de ANOTHER ANIMAL, con tres cuartas partes de la banda junto a Whitfield Crane, cantante de UGLY KID JOE, donde usaron material desechado para sus propios trabajos. Cualquier tiempo pasado no siempre es mejor.

Por eso, en 2014, después de vientos y tempestades, parecen estar en forma. Si hacíamos referencia a sus veinte años de historia en el primer párrafo, Erna lo hace en el tema que abre el álbum y lo da título: “Time to Rewind, back to 1995, when we were nothing, walking through the streets of Boston. No one listening, no one caring about the empty room we played, until they showed up one day”. Hasta los grupos más exitosos deben recordar que los inicios no son fáciles, y que hubo una época en la que no fueron nadie. Musicalmente, nada nuevo bajo el sol, una composición marca de la casa, dinámica, y con el registro vocal tan característico de Sully. Porque si algo tienen los de Lawrence, es una seña de identidad de la que pocas veces se desmarcan. Aunque aquí lo hacen. En ‘Something Different’ (el título parece que le venga que ni pintado) suenan menos potentes, sin esos riffs tan característicos, más melódicos, y cuelan arreglos de cello de Irina Chirkova; mientras, con ‘Turning to Stone’ dan más importancia a la base rítmica en una composición más experimental con la que cierran ‘1000hp’… si damos de lado ‘Life is Good!’, pero sería un pecado hacerlo. Incluida a modo bonus, con un punto hard rock metalizado, hubiera sido una guinda perfecta de haberla puesto en la edición normal.

Y aunque ya lo hayan hecho en el pasado, sorprende lo bien parados que salen en un tema más largo y trabajado de lo habitual, teniendo de todo los seis minutos de ‘Generation Day’; su parte atmosférica y con guitarra acústica, de lo mejorcito que nos ofrecen esta vez. Entre todo lo demás, los riffs mandan. Contundentes en ‘FML’ y ‘Nothing Comes Easy’, más pesados y oscuros en ‘Living in the Gray’, más alegres y con punch en ‘What’s Next?’, ‘Locked & Loaded’ y ‘I Don’t Belong’. Hace años que cogieron el punto a hacer discos con un buen puñado de singles potenciales, pero parece que ahora también les sale bien crear trabajos completos, sin fisuras. En España ya hemos perdido la esperanza de que vengan, así que nos tendremos que seguir conformando con sus discos.

  1. 1000hp
  2. FML
  3. Something Different
  4. What’s Next
  5. Generation Day
  6. Locked & Loaded
  7. Living in the Gray
  8. I Don’t Belong
  9. Nothing Comes Easy
  10. Turning to Stone
  11. Life Is Good! (Bonus Track)

Godsmack - 1000hp
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
1.7

Sobre El Autor

Colaborador

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.