8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
9.8

Grupos relacionados: DOWN / TEXAS HIPPIE COALITION / GRAPESHOT

Facebook / YouTube / Twitter / Bandcamp

hells-fire-rest-in-riffs-1024x1024-300x300Últimamente hacemos más referencias que nunca a nuestros propios artículos para relacionarlos con las reseñas de los discos que comentamos. Y es que no hay nada como conocer de dónde vienen bandas y músicos y sus gustos para poder hablar con un mayor conocimiento de ellos. Pero antes, echemos un poco la vista atrás.

Hace un tiempo estuve en los estudios New Life de Madrid en la preescucha que organizaron para su segundo trabajo, ‘A.M.M.O’, con la que dieron un salto grande respecto a su debut. Pero pienso que es ahora, con ‘Rest in Riffs’, cuando definitivamente se van a quitar de encima determinadas comparaciones y van a ser juzgados por sí mismos. Esta tercera obra ha sido grabada, mezclada y masterizada en los Estudios 51 de Toledo por la propia banda, y con ella presentan otra novedad más: su fichaje por Rock Estatal Records, que cada vez abre más frentes en cuanto a estilos musicales se refiere dentro de nuestras fronteras.

Como digo, a veces las comparaciones son odiosas. Y cuando tienes tus referentes tan marcados, a veces se convierten en una pesada losa según quién te mire. Parece que todo lo relacionado con el southern, stoner, DOWN y derivados, es lo que vamos a encontrar en ellos. Sí, sus influencias permanecen así, pero por fin han dado con la tecla de sonar más a ellos que a cualquier otro. Tomo como ejemplo los 10 discos que le derriten el cerebro a Big Mario (voz) en uno de nuestros reportajes. Sí, ahí están DOWN y PANTERA; también REBEL MEETS REBEL y LYNYRD SKYNYRD como representantes sureños. Pero también nos relata cómo DANZIG es una droga para él, su amor a primera escucha con TYPE O’ NEGATIVE, o la admiración a clásicos como BLACK SABBATH y MOTORHEAD, además de otros gustos más extremos. Si extrapolamos eso a la banda al completo y la multiplicamos por el resto de miembros, además de añadir el paso del tiempo (han pasado más de cuatro años desde su anterior referencia), tenemos como resultado un disco distinto a su predecesor; y lo que es más importante, de mayor riqueza musical.

Con la llamada del pantano como intro, nos viene a la cabeza Tony Iommi tocando ‘Iron Man’, antes de arrancar con una energía pasmosa con una pegadiza ‘The Hearse’. La maquinaría funciona con Homer y Pi en la sección rítmica, pero el título del álbum, dentro de su contradicción, les viene al pelo. Aquí no vamos a descansar, pero riffs de Mario y David tenemos para dar y tomar, sumado a la potencia vocal de Big Mario, en lo que es su mejor trabajo vocal hasta la fecha. Dentro de su homenaje (¿encubierto?) al mítico ‘Johnny B. Goode’, el tema termina abruptamente… pero no pasa nada, porque ahí está su admiración al humo en ‘Never Too High’; y por mucho que sea un álbum de riffs, es aquí la solista la que luce con su solo, igual que harán después en ‘March of the Witch’ (el temazo de ‘Rest in Riffs’), y en la parte central de ‘The Whorehouse’.

Con ‘Nightstalker’, que fuera primer adelanto, se ponen más crudos y agresivos en la voz, pero con el mismo gusto por la melodía instrumental que en los cortes anteriores. Puede que esa mala leche sea lo único que se echa algo de menos a lo largo del resto del disco. Esa contundencia, aunque en pequeñas dosis, la vemos al final de ‘Muddy Bottom’. ‘Same Old Story’ es una de las que pasa más desapercibidas, pero con las reminiscencias más clásicas de ‘The Mirror’ se olvida rápido. Para terminar, la batería machacona de Pi sustenta ‘Trust’ y ‘No Shelter’, siendo ésta que cierra, otro de los momentos más destacados. Como bonus encontramos tres versiones, que bien podrían haber sido cuatro si se hubieran animado a regrabar la que ya hicieran con el ‘Ace of Spades’ de MOTORHEAD en su local de ensayo (la podéis ver en su canal de YouTube). A cambio, podemos escuchar ‘Bury Me In Smoke’ de DOWN (que ya tocaban en directo) y de la que publicaron un vídeo hace casi dos años, muy afín a la original. Por eso me quedo con las otras dos. Por un lado, con ‘Neon Knights’ en lo que supone un reto llevar a tu terreno, sobre todo en cuanto a la labor de Dio se refiere; personalmente, prefiero ésta a la que hicieron ANTHRAX en su momento. Y por otro, sobre todo ‘Roadhouse Blues’, que la aceleran y le dan un toque macarra y amenazante que no tenía la de THE DOORS… llegando a acortarla casi un minuto. Versiones así, y más para terminar un disco como éste, sí, gracias.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.