7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 

inflamessoundsfromtheheartdvdDecía Björn Gelotte como promoción de este DVD que “… es para cualquiera que haya seguido nuestra carrera; tenemos canciones de los primeros tiempos, la etapa intermedia y la nueva era. Tiene que ser divertido para nosotros, pero también para el público que lo ve, y hemos tratado de todo fluyera de manera dinámica con canciones diferentes”. Nada más lejos de la realidad. IN FLAMES ya no son esos veinteañeros melenudos abanderados del sonido Goteborg e influencia para multitud de clones que bebieron del death melódico que se gestó a mediados de los 90 en Escandinavia. Ni lo son ni han pretendido ocultar que hace tiempo que dejaron atrás esa faceta para adentrarse en pasajes más modernos y accesibles. Tan simple como que es lo que les llena ahora.

¿Que Anders ya no grita como antes? ¿Qué incluso mete bastantes melodías en sus partes? ¿Que se echa en falta los pasajes que pusieron de moda en ‘The Jester Race’, ‘Whoracle’ y ‘Colony’, y ya no son tan rápidos como entonces? Es una obviedad, pero insisto: no lo han pretendido ni han simulado ser algo que simplemente ya no son. A veces soy recurrente en el pensamiento, pero no hay que olvidar que cuando publicaron sus primeras obras no dejaban de ser unos veinteañeros (y no todos llegaban a esa edad), y a la par que maduras en la vida, también lo haces en el ámbito profesional. Unos hacia un lado, otros en direcciones distintas.

Eso no quita para que critique a Björn a la hora de referirse a ‘Sounds From The Heart Of Gothenburg’, porque ahí sí que falta a la verdad. La única concesión al siglo pasado viene de la mano de ‘Resin’ de ‘Colony’… y ahí se quedan. ‘Only For The Weak’ parece ser el único tema que existe de ‘Clayman’, y el resto de canciones (dieciocho más, para ser exactos) son de ‘Reroute To Remain’ en adelante. ¿Es algo malo? En absoluto. Porque para material anterior tenemos su anterior DVD, grabado en el mítico Sticky Fingers de la misma ciudad que esta vez… o al menos, encontramos más material antiguo, con un concierto dividido entre ‘Soundtrack to Your Scape’ en su totalidad y una segunda parte con algunos grandes éxitos. Pero las cosas hay que decirlas como son.

El concierto comienza bien (tras más de un minuto prácticamente a oscuras), con un telón cayendo y confeti visto desde mil y un planos. Al menos en este lanzamiento audiovisual no abusan de los cambios y no marean; además, es un plus tanta toma cenital para ver las dimensiones del Scandinavium de Goteborg, con capacidad para 14.000 espectadores y que luce abarrotado. Tras un par de temas del disco a presentar (y un despliegue de luces a la altura de lo esperado pero abusando de azul en ‘In Plain View’ y verde en ‘Everything’s Gone‘), ‘Fear Is the Weakness’ y presentación de la velada en sueco. ‘Trigger’ suena atronadora, y aunque en aquella época su carrera tuviera un punto de inflexión y los tiempos cambien, se me hace raro que al enfocar a las primeras filas se haga ese gesto del corazoncito con las manos; no digo que esté ni bien ni mal, pero nunca hubiera pensado que lo vería en un concierto de ellos.

Los temas se suceden, y cuanta más luz hay, aunque suene a obviedad, más luce el concierto, como ocurre en la emotiva ‘With Eyes Wide Open’, con los móviles iluminando buena parte del recinto y el escenario viéndose más que en la mayor parte de la actuación. Una de cal y una de arena para los singles de ‘Siren Charms’, con muchos problemas por parte de Anders para llegar a las notas de ‘Paralyzed’, y una ‘Through Oblivion’ más pausada que la original pero que salva los muebles (otra vez que se agradece que podamos ver al grupo en condiciones). ‘Ropes’ y ‘Delight and Angers’ animan un poco más, pero es con la dupla de ‘Cloud Connected’ y ‘Only for the Weak’ cuando consiguen poner todo patas arriba. Tras una hora y una breve retirada, la primera parte de ‘The Chosen Pesimist’ pone la pausa para explotar en su tramo final y enlazar con una animada ‘The Quiet Place’. Emilia Feldt salta a escena para colaborar en uno de los mejores momentos del show, marcado por ‘When the World Explodes’, y así enlazar con el tramo final, donde se echan en falta muchos de sus temas más celebrados. A cambio tenemos ‘Rusted Nail’, un amago de circlepit en ‘The Mirror’s Truth’, una plana ‘Deliver Us’ y un final al menos contundente con ‘Take This Life’, acompañada de pirotecnia. Nada que objetar a la entrega de la banda, especialmente la de su última incorporación (por aquel entonces), Niclas Engelin; además, supone el último documento en el que podemos ver y escuchar a Daniel Svensson en la batería. Un buen documento para reflejar el momento actual de los suecos. Pero como ocurre (por desgracia) en la mayor parte de estos documentos, puestos a sacar un concierto grabado hace casi dos años, se echa en falta todo tipo de material adicional. Y es que esta vez brilla por su ausencia cualquier tipo de extra.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.