miradalistab

Leer segunda parte

A menudo se cita en el pop el fenómeno del one-hit wonder, esos artistas que tienen su momento de gloria con una canción y después pasan al más puro olvido. Aquí podemos encontrar unos cuantos, citados sin ningún orden concreto. ADEMA tiraron de ‘Giving In’ y ‘The Way You Like It’ en su debut homónimo, y de que Mark Chavez (vocalista) era hermanastro de Jonathan Davis, para  darse a conocer. Pero poco más se supo de ellos. Idas y venidas, múltiples cambios de formación y tres discos más ha sido lo que han cosechado. SALIVA fueron otros que en 2001 tiraron de un par de éxitos. Antes, en los 90, habían debutado con un disco homónimo, pero fue cuatro años después, que gracias a ‘Superstar’ y ‘Click Click Boom’, incluidos en ‘Every Six Seconds’, que saborearon la fama. También son recordados porque su cantante, Josey Scott, acompañó a Chad Kroeger en el tema central de la banda sonora de ‘Spider-Man’, ‘Hero’. El quinteto siguió sacando discos a un ritmo alto (seis en diez años); los dos últimos ya sin su vocalista original.

El caso de DROWNING POOL, además de trágico, fue triste. ‘Sinner’, su primer álbum, salió a la venta en el verano del 2001, y de nuevo se repite la historia. ‘Bodies’, la propia ‘Sinner’ y ‘Tear Away’ con sus respectivos videoclips, sirvieron para que se hicieran un hueco en el panorama. Especialmente por la actitud de su frontman, Dave Williams, un torbellino en directo y un vocalista más completo de lo que aparentaba. Desgraciadamente, murió con 30 años en agosto de 2002 por un fallo en el corazón. Sus tres compañeros se repusieron y salieron adelante con un nuevo cantante… que no duró mucho. Dos discos más llegaron con un tercero, y el actual, Jasen Moreno, grabó ‘Resilience’ en 2013 y actualmente ‘Hellelujah’.

MUDVAYNE se mostraron como una banda enfermiza gracias al vídeo de ‘Dig’. Malísimo por sus escasos medios. Pero llamaron lo suficiente la atención para seguir empujando con ‘Death Blooms’, y su maquillaje empezó a hacerse famoso en los círculos del numetal; también por su puesta en escena. Lo transformaron para la edición de ‘The End of All Things to Come’, como se pudo ver en ‘Not Falling’, quitándoselo por completo en ‘World so Cold’. Como trabajo completo, ‘Lost and Found’ bajó enteros, pero siguieron sumando temas a su lista de éxitos, como ‘Determined’, ‘Happy?’ y ‘Forget to Remember’, incluida en la banda sonora de la segunda parte de ‘Saw’. Ya asentados, ni ‘The New Game’ en 2008 ni ‘Mudvayne’ en 2009 tuvieron la aceptación esperada, entrando en una inactividad que sigue hasta hoy. Aunque en su Facebook publicaron un escueto “201?”… ¿que debe significar que volverán en algún momento de esta década? Chad Gray ha seguido su carrera con HELLYEAH (también Greg Tribbett durante ocho años), donde también está Vinnie Paul de PANTERA y gente de NOTHINGFACE, compaginando sus primeros pasos todavía con MUDVAYNE, y siendo su trabajo más destacado ‘Band of Brothers’.

Siguiendo con maquillaje y buena puesta en escena, uno de los temas favoritos (y estandarte para muchos) era Just So You Know’, de AMERICAN HEAD CHARGE. ‘The War of Art’, disco en el que se incluía, sigue siendo uno de esos ¿clásicos? menores a los que muchos acudimos para revivir aquella etapa. ‘Seamless’ y la apertura con ‘A Violent Reaction’ también estuvieron a la altura, incluso ‘Loyalty’ en su continuación. Y hasta ahí duró su trayectoria discográfica, al menos hasta este 2016, ya que en marzo editan ‘Tango Umbrella’. Llegaron a acompañar a SLIPKNOT en sus visitas a España en invierno de 2002; un cartel donde también deberían haber estado DOWNTHESUN (aquí su vídeo de ‘Medicated’), pero que se cayeron a última hora.

Continuando con el nombre de SLIPKNOT, a MUSHROOM HEAD les acompañó la controversia por la supuesta copia de la uniformidad y máscaras de los de Iowa… cuando ellos llevaban activos desde mediados de los 90. Otra cosa es que empezaran a darse a conocer con su tercer disco, ‘M3’, en el que se incluía ‘Solitaire Unraveling’. No les fue mal desde ese momento, con un volumen de trabajo constante hasta su última referencia, ‘The Righteous & The Buttefly’, donde estaba ‘Qwerty’, apreciándose en la diferencia de sus vídeos lo que ha progresado su apariencia. También se atrevieron a versionar a Adele en ese trabajo, con su particular visión de ‘Rumor Has It’.

¿Volvemos con Roadrunner Records? En un corto periodo de espacio dieron cabida a bandas como. KILLSWITCH ENGAGE, 36 CRAZYFISTS, FIVE POINTE 0, ILL NIÑO, CHIMAIRA o SPINESHANK. ¿Qué tienes en común todas ellas? Pues que las tres primeras por un lado, y las otras tres por otro, formaron parte de distintas ediciones del Roadrage Tour. KILLSWITCH ENGAGE tenían tanto en común alguna cosa con buena parte de los grupos de este reportaje, pero fueron más allá y sentaron las bases del metalcore que pegaría fuerte después. Poco antes de esa gira cambiaron a de vocalista (tras editar su segundo disco, ‘Alive or Just Breathing’), siguiendo adelante con Howard Jones en un sobresaliente ‘The End of Heartache’, para poco a poco ir estancándose en su propia fórmula. El desatascador fue su antiguo frontman, y con la vuelta de Jesse Leach intentaron salir de su acomodamiento. 36 CRAZYFISTS editaron dos discos con Roadrunner, ‘Bitterness the Star’ en 2002 y ‘A Snow Capped Romance’ en 2004, cosechando buenas críticas amparadas en ‘Slit Wrist Theory’, ‘At the End of August’ y ‘Bloodwork’. Tras su salida del sello, mantuvieron el nivel en ‘Rest Inside the Flames’ endureciendo su sonido, dejándose llevar por nuevas corrientes en sus obras posteriores. Por su parte FIVE POINTE 0 bien pueden encontrarse en el grupo de one-hit wonders; aunque ni siquiera un solo tema, ya que lo suyo fue un disco y adiós. ‘Untitled’ fue uno de los mejores álbumes de la época gracias al tema título, ‘Double X Minus’ o ‘The Infinity’. Pero de la misma manera que irrumpieron, desaparecieron. Una pena.

Vamos con el otro trío. Quizá los que menos triunfaron fueron SPINESHANK. Debut pasable, un buen ‘The Height of Callousness’ y un ‘Self-Destructive Pattern’ a la misma altura. Ninguno de ellos una maravilla, pero tenían temas sueltos más que decentes como ‘Smothered’ (¡incluso recibió una nominación a los Grammy!), ‘Violent Mood Swings’, ‘Synthetic’ o ‘New Disease’. Pero en el fondo, irregulares. Tras su tercer trabajo cambiaron de vocalista, pero apenas tuvieron recorrido sin Jonny Santos, volviendo a la formación cuatro años después; otros cuatro pasaron para una nueva entrega, ‘Angel Denial Acceptance’ en 2012. CHIMAIRA se podían haber comido el mundo, y se quedaron a medias. Las raíces numetaleras estaban en ‘Pass Out of Existence’, debut del 2001 en cortes como ‘Let Go, ‘Sp Lit’, ‘Dead Inside’ o ‘Severed’. Pero decidieron ir más allá, desmarcándose de esa corriente y apostando por más metal y más groove. ‘The Impossibility of Reason’ es uno de los mejores discos de la pasada década (vaya temazos ‘Powertrip’, ‘Pure Hated’ y ‘Cleansation’), aunque tras él empezaron los cambios de formación y giros en su trayectoria. Su disco negro, ‘Chimaira’ ya presentó novedades en su line-up, y su sonido tanto en él como en ‘Resurrection’ se volvió más oscuro. La evolución les llevó a resultar demasiado densos en ‘The Infection’, recuperando parte de su pasado y señas de identidad en ‘The Age of Hell’; pero con él llegó la desbandada general, y para su último disco de estudio, ‘Crown of Thorns’, sólo quedaba Mark Hunter de los miembros originales. Y tras su gira, ni siquiera de los originales: sólo él. Desde 2014 llevan inactivos. Por último, ILL NIÑO trajeron consigo la ‘Revolution Revolución’. ¿Qué su debut no era un disco que iba a marcar una época? Todos lo sabíamos, pero la intensidad de sus directos para canciones como ‘God Save Us’, ‘If You Still Hate Me’, ‘Liar’ o ‘I Am Loco’ era un plus. Porque al fin y al cabo, eran eso: un grupo para actuar. En España calaron hondo por sus raíces latinas y esa peculiar manera de integrar el castellano en algunas de sus letras. No les fue nada mal tampoco con ‘Confession’ (‘Te Amo… I Hate You’, ‘How Can I Live’, ‘Cleansing’…), pero de ‘One Nation Underground en adelante, bajaron muchos enteros a excepción de ‘Dead New World’. Su mejor momento queda lejos, pero que nadie les quita lo que consiguieron en sus inicios.

Formaciones como VISION OF DISORDER y 40 BELOW SUMMER han sido de lo más intermitentes. Los primeros tiraban más de hardcore y punk, sentando bases del metalcore unos años después. Pero fueron una apuesta importante de Roadrunner con un álbum homónimo e ‘Imprint’ a finales de los 90. Ya en otro sello regrabaron algunas antiguas composiciones, y editaron un cuarto trabajo, ‘From Bliss to Devastation’, que no dejó muy buen sabor de boca, aunque como ocurre con otros, es el que mejor encaja en este reportaje. Algunas de sus canciones se filtraron como nuevos temas del segundo trabajo de SLIPKNOT antes de su salida. Lo dejarían durante un tiempo (durante el cual algunos se aventuraron en BLOODSIMPLE), volviendo con otras dos entregas discográficas en 2012 y 2015.Los segundos parecían pisar sobre seguro con ‘Invitation to the Dance’ y ‘The Mourning After’ en los primeros compases de siglo, pero al poco de editar éste, lo dejaron. Durante su descanso editaron las demos de lo que iba a ser su tercera obra, reeditaron un EP y un disco independiente de sus primeros pasos, y volverían a dar un concierto en 2010, retomando la actividad en estudio con dos álbumes posteriormente.

Leer cuarta parte

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.