miradalistab

Leer tercera parte

Siguiendo con quienes les tocaron con la varita mágica del término, había grupos que tenían algunos elementos, pero que distaban mucho en líneas generales. GODSMACK eran unos de ellos, tirando más hacia un metal alternativo o lo que se citó después como post-grunge, una oleada tardía con elementos del famoso sonido Seattle que resurgió en aquellos maravillosos años. Instrumentalmente en algunas canciones, puede que Sully Erna y los suyos tuvieran nexos comunes con sus compañeros de viaje, aunque era su voz la que tenía más protagonismo. ‘Awake’, ‘Greed’, ‘Whatever’, ‘Time Bomb’ o ‘Bad Religion’, todas de sus dos primeros discos, sirven para representar su sonido. En sus cuatro álbumes posteriores bajaron un poco su nivel, pero siguieron cimentando un gran éxito en base a sus singles… en su país, ya que sus visitas a Europa casi se cuentan con los dedos de una mano.

Si entendemos la etiqueta de post-grunge como familiar del numetal, hay unas cuantas formaciones que se pueden sumar a este reportaje; al menos, algunas no desentonarían demasiado. Una de las de mayor éxito fue STAIND, que tras pasar de puntillas en la segunda mitad de los 90 con sus dos primeros trabajos, se pusieron en el mapa gracias a Fred Durst. De hecho, ya habían compartido cartel con LIMP BIZKIT, pero fue con ‘Break the Cycle’ cuando llegaron a lo más alto con ‘It’s Been Awhile’ y ‘Outside’. La melancolía y tristeza de esas composiciones contrastaba con los riffs de ‘Open Your Eyes’ o ‘Pressure’. Con el cambio de la manera de entender la música, ninguno de sus discos posteriores llegó a tan altas cotas, incluso tomándose descansos en los últimos años (durante los cuáles Aaron Lewis ha seguido con sus composiciones en solitario, y Mike Mushok fundó con Adam Gotier SAINT ASONIA).

Siguiendo con grupos relacionados con la figura de Fred Durst, y también con atmósferas tristes, no se entiende como COLD no llegaron a más. El vocalista estuvo detrás de su debut (también Ross Robinson) y de ’13 Ways to Bleed on Stage’. ‘No One’, ‘End of the World’ o ‘Gone Away’ estaban a la altura de cualquier tema de STAIND, pero no tuvieron el mismo reconocimiento. Tampoco con sus continuaciones, ‘Year of the Spider’ y ‘A Different Kind of Pain’, separándose tras este último… no por mucho tiempo. Tres años después volvían a tocar en directo, e incluso editaron un quinto disco de estudio, ‘Superfiction’, que pasó bastante desapercibido. Y es que, en los tiempos que corren, cuando no has cosechado un éxito desmesurado y te retiras, cada año que pasa es más complicado volver a tu status anterior. Recientemente fichaban por Napalm Records, que se encargará de editar un nuevo trabajo.

Aunque sea de pasada, es de recibo citar también a grupos como CHEVELLE, HOOBASTANK o PUDDLE OF MUDD. Los primeros apuntaron alto con ‘Point #1’ y ‘Wonder What’s Next’, y a pesar de una extensa carrera, nunca llegaron a consagrarse del todo. Los segundos estuvieron en el momento adecuado en el sitio correcto, y sus primeros discos les sirvieron para plantar una semilla de la que hoy siguen recogiendo sus frutos; una trayectoria que no ha subido (es más, ha bajado), pero que al menos les ha servido para mantenerse activos. Por último, la banda formada por Wes Scantlin es otra de las que supo aprovechar su momento. Éste llegó en 2001, con la publicación de su segundo álbum, ‘Come Clean’, que sin ser ninguna maravilla, incluía un puñado de singles con tirón como ‘Blurry’, ‘Drift & Die’ y sobre todo ‘Control’. Precisamente lo que le faltó a su frontman fue eso, control, dando más que hablar en los últimos años por sus problemas con la justicia que por su música. Que todo hay que decirlo: excepto algún que otro single como ‘Famous’, no han hecho nada digno de destacar. ¿Puede que sorprendan con un sexto disco de estudio a la altura? En teoría lo estuvieron grabando durante 2015.

También guardamos buenos recuerdos de ‘Something Human’ de FUEL. Fue su segundo disco, tanto de él como de ‘Sunburn’ vendieron algunos millones de copias gracias a canciones como ‘Hemorrhage’ y ‘Bad Day’, pero su ritmo y calidad decayó. Tres discos más sumaron a sus vitrinas, el penúltimo sin su vocalista original Brett Scallions, y el último con su vuelta y con ningún miembro fundador restante. EARSHOT se movieron en un  sonido semejante, y  ‘Headstrong’, ‘Get Away’ y ‘Not Afraid’ de su debut, ‘Letting Go’, fueron una de las razones de su fichaje por Warner Bros. ‘Two’ no obtuvo la misma recepción, sacando un tercer trabajo en 2007, ‘The Silver Lining’, y un EP en 2015. E incluso podríamos citar en este bloque a unos efímeros MEDICATION, el proyecto que unía a Logan Mader (ex-SOULFLY, ex-MACHINE HEAD, ahora en ONCE HUMAN) con Whitfield Crane (UGLY KID JOE, ex-LIFE OF AGONY). Un EP homónimo y un disco, ‘Prince Valium’ (ambos en 2002) fue todo lo que nos dejaron, junto al vídeo de ‘Inside’ y la cancelación de una gira europea en febrero y marzo de 2003; unas semanas después anunciaron su disolución.

CRAZY TOWN tenían su ‘Butterfly’, y es complicado que alguien sea capaz de recordar el título de algún tema más de sus dos discos (el tercero llegó en 2015, tras un periodo de inactividad). Antes que ellos estuvieron SUGAR RAY, que no expandieron fronteras hasta que abrieron su sonido con ‘Every Morning’ (aunque tampoco es que fuera mucho más duro antes). ALIENT ANT FARM aprovecharon el tirón que tuvo su versión de ‘Smooth Criminal’, y unido al buen rollo y humor que desprendían (el vídeo de ‘Movies’ era tronchante), atrajeron una atención desmesurada; otros tres discos más sacaron, el último a principios de 2015. El tema que abría el debut de FLAW, ‘Through the Eyes’, decía que “… only the strong survive”, y no fueron unos de ellos. ‘Payback’ fue su canción más conocida, pero apenas duraron tres años, dejándolo al poco de la salida de ‘Endangered Species’… para volver dos años después, editando un tercer disco, y esperando un cuarto en 2016. SOIL siguen teniendo uno de los temas más enérgicos y buenrollistas de aquellos años de la mano de ‘Halo’, incluido en su segundo disco, ‘Scars’, de 2001. Aunque como trabajo, fue mejor ‘Redefine’, tres años después. Tras él y la salida de su vocalista, Ryan McCombs, pegaron un bajón drástico en sus dos obras posteriores. Su vuelta llegó poco antes de su sexto álbum de estudio, ‘Whole’, en 2013.

En una onda parecida a ORGY se encontraron DEADSY, además de con nexos de unión internos, con parecidos razonables: Jonathan Davis colaboró con ellos (‘Revival’ por un lado, ‘The Key to Gramercy Park’ y ‘Sleepy Hollow’ por otro), formaron parte de distintos Family Values, y atrajeron atención con versiones (‘Blue Monday’ de NEW ORDER los primeros; ‘Tom Sawyer’ de RUSH y ‘Brand New Love’ de SENTRIDOH/ SEBADOH los segundos). Ambas se tomarían un descanso tras sus terceros discos de estudio, volviendo ORGY hace unos años, con un fracaso estrepitoso en un crowdfunding (no llegaron ni al 10% de su meta). En 2015 editaron un EP, y se espera una continuación del mismo. Más oscuros y orientados hacia lo industrial estaban GODHEAD, que tras tres discos tuvieron su oportunidad de oro con ‘2000 Years of Human Error’. En él se encontraba una colaboración de Marilyn Manson en ‘Break You Down’ (también de Twiggy Ramírez; se los llevaron de gira), una versión de ‘Eleanor Rigby’ de THE BEATLES y ‘The Reckoning’. Siguieron su andadura hasta el presente.

Ya ha habido algún ejemplo de bandas con un solo disco. Ahí entran THE UNION UNDERGROUND CON ‘An Education in Rebellion’, del que dieron cumplida cuenta con ‘Killing the Fly’, ‘Turn Me On Mr. Deadman’ y ‘Revolution Man’, aprovechando para sacar un álbum en directo poco después, tras el que se separaron. En verano de 2015, Bryan Scott anunció un nuevo proyecto, INTO THE FIRE, que se espera que debute en 2016. También un trabajo fue lo que nos dejaron NO ONE, titulado como ellos mismos. No faltó el vídeo de turno para ‘Chemical’ y tras su gira, abandonaron. En 2010 se reactivaron de cara a conciertos; en 2014 su guitarrista, Bob Bielarz, murió en accidente de barco. Otros de un disco fueron DRY CELL (y un recopilatorio de descartes años después). ‘Disconnected’ vio la luz en 2002 al amparo de Warner con ‘Body Crumbles’ como buque insignia. Y ahí quedó todo, con algún cambio de formación, con un parón y una compilación en 2010. Algo tarde llegaron a repartir el pastel TWISTED METHOD, con ‘Escape from Cape Coma’ en 2003, haciendo aparición de paso en un Ozzfest. Dos años después se separaron, juntándose para un concierto en el año 2012. Method también, pero en este caso en plural, METHODS OF MAYHEM, fue el proyecto que montó Tommy Lee a finales de los 90, contando con colaboraciones como Snoop Dogg, Fred Durst o Kid Rock para su debut homónimo. Más de diez años pasaron para darle continuación con ‘A Public Disservice Announcement’. Otro par nos dejaron STEREOMUD en su corta vida. Entre 1999 y 2003 vieron la luz ‘Perfect Self’ y ‘Every Given Moment’ antes de dejarlo definitivamente.

Dos álbumes de estudio sacaron UNLOCO entre 2001 y 2003. Lo habitual, tuvieron tirón con algunos singles (‘Face Down’, ‘Failure’), se separaron y once años después se reunieron para unos conciertos. Otros dos llegaron de PRIMER 55 en 2000 y 2001. Al frente estaba Bobby Burns (posteriormente bajista en SOULFLY) entre 2003 y 2010), y a pesar de volver en 2007, y publicar otro par de EPs, se llegó a grabar un nuevo trabajo que nunca vio la luz. A finales de 2015 volvieron a parar. Tres discos fueron los que nos dejaron DRY KILL LOGIG. ‘The Darker Side of Nonsense’ salió en 2001 a través de Roadrunner, con ‘Nightmare’, ‘Pain’ y ese ‘Rot’ con influencia de las Spice Girls. No les duró mucho el tirón, endureciendo su sonido en ‘The Dead and Dreaming’, y editando su última obra en 2006. Poco más se ha sabido de ellos. Una más, cuatro, fueron las entregas de SLAVES ON DOPE, aunque parece que tienen entre manos la quinta. ‘Inches from the Mainline’ en 2000 y ‘Metafour’ en 2003 fueron los picos más altos de su carrera, con temas como ‘Go’, ‘Pushing Me’ o ‘No More Faith’. Y otros cuatro han sido los trabajos que nos han ofrecido SKINLAB en dos etapas. La primera, la más fructífera, llegó entre finales de los 90 y 2002, editando tres discos con Century Media. Tras ‘ReVolting Room’, el que más cuadra en este reportaje, pararon cuatro años, volviendo en 2007 y grabando un nuevo álbum en 2009, ‘The Scars Between Us’. Diez años duraron los australianos SUNK LOTO, en los que Sony creyó ver un fenómeno parecido al de SILVERCHAIR unos años antes, sólo que en otro estilo. ‘Big Picture Lies’ en el 2000 y ‘Between Birth and Death’ en 2003 fueron su legado, antes de separarse. En ellos pudimos escuchar cortes como ‘Lift’, ‘Everything Everyday’, ‘Sunken Eyes’ y ‘Starved’.

Una carrera más longeva fue la de STATIC-X. ‘Push It’ y ‘I’m With Stupid’ de ‘Wisconsin Death Trip’ y ‘This Is Not’, ‘Black and White’ y ‘Cold’ de ‘Machine’ fueron sus mejores momentos. Evolucionaron en ‘Shadow Zone’, y antes de la salida de ‘Start a War’ todo se torció con las acusaciones a Tripp Eisen por abusos a una menor, entrando en prisión algo menos de un año, volviendo en su lugar Koichi Fukuda. ‘Cannibal’ no mejoró lo hecho hasta ese momento, y a pesar del buen sabor de boca de ‘Cult of Static’ en 2009, llegarían nuevas salidas y la separación en 2010, aprovechando su líder para dar salida a su proyecto PIGHAMMER. Su composición vino de la sobriedad reciente de Wayne Static, que además, juntaría a STATIC-X en 2012 (sin ningún miembro original). Desgraciadamente, no duró mucho, ya que el 1 de noviembre de 2014 se anunció que su cuerpo había sido encontrado sin vida. Tenía 48 años. La autopsia desveló que la causa fue una mezcla de alcohol con medicamentos. Poco más de un año después, su viuda, Tera Wray se suicidó.

TAPROOT compartieron espacio con STATIC-X en la banda sonora de ‘Dracula’ 2000; ‘Otsego Undead’ unos, ‘Day by Day’ los otros (aunque ya entraremos más a fondo en recopilatorios más adelante). ‘Again & Again’ fue su tema más célebre, incluido en ‘Gift’. Trece años después de su salida, en 2013, hicieron una gira interpretándolo en su totalidad. En ‘Welcome’ todavía aguantaron el tipo gracias a singles como ‘Poem’ o ‘Mine’. Hasta cuatro discos más editaron en los últimos diez años, siendo otro ejemplo que no consiguió el éxito de sus comienzos. En el año 2000, tanto STATIC-X como TAPROOT coincidieron en el Ozzfest con las canadienses KITTIE. Se podría decir que la trayectoria de la banda de las hermanas Lander ha venido marcada por los cambios constantes en sus filas. Un grupo más de singles, como ‘Brackish, ‘Charlotte’, ‘What I Always Wanted’, ‘Into the Darkness’ o ‘Funeral for Yesterday’, que de discos. Y sobre todo, de directo. Hace casi dos años pusieron en marcha un proyecto de crowdfunding para financiar un DVD en formato documental resumiendo sus veinte años de carrera. En este enlace tenéis el tráiler, pero pocos detalles más se han sabido después.

Enlazando con KITTIE, no abundaron formaciones con vocalista femenina. OTEP y MY RUIN fueron dos de las más notables. Los primeros tenían al frente a Otep Shamaya; al fin y al cabo, ha sido su proyecto por el que han pasado más de dos docenas de músicos en quince años. ‘Blood Pigs’ y ‘T.R.I.C’ de su debut y ‘Warhead’ de su continuación siguen siendo sus temas más conocidos, a pesar de grabar otros cuatro discos de estudio. MY RUIN nació como la nueva aventura de Tairrie B tras el final de TURA SANTANA. Hasta ocho discos ha llegado a editar, pero como con otros grupos, lo más rescatable viene de sus inicios (‘Ready for Blood’, ‘Made to Measure’, ‘Terror’…). También se prodigaron en distintas versiones como ‘Tainted Love’, ‘Stoopid‘, ‘My War‘, ‘Rid of Me‘ y muchas más. Incluso a EVANESCENCE se les llegó a tildar de numetal con ‘Fallen’; especialmente por los riffs de Ben Moody en temas como ‘Going Under’ o ‘Everybody’s Fool’ (después ocuparía su puesto Terry Balsamo de COLD) y por la colaboración de Paul McCoy de 12 STONES en el pelotazo ‘Bring Me To Life’, que parecía una mezcla de LACUNA COIL con LINKIN PARK. Después tiraron hacia otros derroteros, pero con un éxito todavía mayor.

Algunos años después del boom aterrizaron FLYLEAF con un disco homónimo que incluía ‘I’m So Sick’, dejando buen sabor de boca con sus singles. También algo tardíos llegaron EXILIA, procedentes de Milán (Stop Playing God’, ‘Can’t Break Me). Y es que en Europa también hubo movimiento, aunque ni por asomo al del otro lado del charco. GUANO APES pegaron fuerte con ‘Open Your Eyes’, ‘No Speech’ y ‘Big in Japan’, antes de separarse y variar drásticamente su sonido. Alemanes como ellos eran EMIL BULLS, con siete discos en trece años y su particular revisión del clásico de A-HA ‘Take on Me’. De Suecia vinieron CLAWFINGER, aunque unos años antes con su tema ‘Do What I Say’, con siete discos entre 1993 y 2007. De Italia estaban LINEA 77 con su peculiar versión de ‘Walk Like an Egyptian’, y de Gibraltar otros que tomaban los mismos números, BREED 77, fusionaron metal con flamenco desde sus inicios hasta ahora, habiendo pasado ya veinte años de su formación. En Francia asomaron la cabeza grupos como WATCHA Y PLEYMO. Y en el Reino Unido, siguen adelante SKINDRED ‘Volume’ (su sexto álbum, vio la luz en 2015), EARTHTONE9 lo dejaron tras la gira de ‘Arc’tan’gent’ en 2002 (en 2013 volvieron con su cuarto disco), y casi a la par se separaban ONE MINUTE SILENCE (irlandeses afincados en Londres), sólo unos meses de editar su tercer disco, ‘One Lie Fits All’. En 2010 volvieron a la carga. Algo parecido ocurrió con KILL II THIS (no deja de ser curioso que estos y los anteriores telonearon a MACHINE HEAD en distintos tramos de la gira de TTAOF), que tras publicar ‘Mass.(down.)-sin.(drone)’ en 2003 entraron en un periodo de letargo en el que poco se supo de ellos hasta su reagrupación en 2014.

Mucho dieron que hablar LOSTPROPHETS. Pronto se les vendió como la alternativa inglesa a LINKIN PARK, con su debut (el mismo año), ‘Thefakesoundofprogress) y el single que lo daba título y ‘Shinobi Vs. Dragon Ninja’. ‘Start Something’ fue mucho mejor disco, con cantidad de hits como ‘Burn Burn’, ‘Last Train Home’ y ‘Wake Up’. Después se volvieron más comerciales y accesibles, y a finales de 2012 estallaba el escándalo: Ian Watkins, vocalista, era acusado de más de una decena de casos de abusos infantiles. Un año después se le declaró culpable, con una pena de 29 años en prisión.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.