6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
7.0

 Grupos relacionados: SCREAMING TREES / MAD SEASON / MOTHER LOVE BONE

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

No es que me dieran especiales buenas vibraciones los adelantos del nuevo trabajo de PEARL JAM, pero si no les damos a ellos el beneficio de la duda, ¿a quiénes íbamos a hacerlo? Y sí, lo reconozco, soy de los que tiene idealizados sus tres primeros discos, y de los que saca cositas aquí y allá en los sucesivos (que escuchados tiempo después, me transmitían mejores sensaciones que en su momento). De los que vio una especie de renacer con el aguacate homónimo, que vio algunos temas resultones en ‘Backspacer’, y menos en ‘Lightning Bolt’. Pero ante todo, un seguidor que se rinde ante la banda con sus directos.

Porque no nos vamos a engañar, son de esos grupos que con tres décadas a sus espaldas, siguen dando lecciones sobre el escenario y poniendo los pelos de punta a miles de personas. Pero tampoco pasa nada si, sean PEARL JAM o quienes sean, se dice que su momento de máxima inspiración ya pasó. ¿Es un comentario negativo? Pues sí y no. No porque no hacerlo sería estar ciego ante la verdad. La frescura de sus primeros pasos marcó toda una generación, y es un hecho incontestable. Y sí, porque sea por nostalgia u otra razón, hay que reconocer que con sus componentes entrados en los 50 y con los pedazo de temas que se han marcado en su dilatada carrera, los clásicos son los clásicos, y en sus últimos 15 años, aunque alguno hay, no en el mismo número que en sus comienzos. Y lo vuelvo a decir: no pasa nada si se dice, por muy fan que seas de PJ.

Vedder y los suyos no son aquel grupo rompedor, políticamente incorrecto y con ganas de comerse el mundo. Y no lo van a volver a ser. Hace tiempo que el chip cambió hacia un rock de corte más clásico, y cuanto antes lo asumamos, mejor para disfrutarlos en el salón de casa. Suena a tópico lo de maduro, pero es que el enfoque es más adulto, a una generación parecida a la suya, algo que han ido cuadrando con el paso del tiempo. Aunque el mensaje crítico esté implícito de otras maneras, como en la portada del propio álbum, obra de Paul Nicklen, fotografo canadiense, que refleja el cambio climático por el que estamos pasando y que no parece que vaya a llevarnos a nada bueno. Enfocado de esta manera, ‘Gigaton’ tiene momentos brillantes. Por ejemplo, no brilló demasiado ‘Dance of the Clarivoyants’, el primer adelanto en el que sonaban lineales con base de fondo sobre la que se iban sumando los distintos miembros con sus instrumentos. Además, Eddie atacaba las estrofas de una manera irregular e incluso forzada. Digamos que como experimento, bien, pero sin sonar a ellos. Una pequeña muestra simplona que hacía pensar que, como ha ocurrido con grupos de su generación (y no me refiero precisamente a los de Seattle, sino a algunos grandes de finales de los 80 y principios de los 90), van a la deriva y se dejan llevar; en su caso, de manera más flagrante, tras siete años sin publicar material. Incluso el vídeo tampoco acompañó, con una versión de naturaleza por un lado, otra con la banda alternando algunos planos unos días después. ¡Y una tercera incluso!

¿Mejoró ‘Superwolf Blood’ las sensaciones? Pues vuelvo a contestar con un sí y no a la vez. Más dinámica que el primer adelanto era, desde luego; pero también más genérica, como si la hubieran creado de una manera automática con una varita mágica… sin hacer mucha magia. Digamos que ya hemos escuchado esa versión de PJ en el pasado, de una manera mucho más creíble, con más fuerza y en líneas generales, con mejores sensaciones. Con ‘Quick Escape’, a la que también pusieron imágenes un par de días antes de la salida de ‘Gigaton’, retomaban un sonido que nos recordaba a los PEARL JAM de los últimos años, aumentando las ganas de escuchar el álbum completo, con una banda templada, con unos coros efectivos, y haciendo gala de esa elegancia que han demostrado de un tiempo a esta parte. Pero claro, ampliando la escucha global, uno se queda a medias. ‘Who Ever Said’ recuerda como apertura lo que venían haciendo últimamente (‘Life Wasted’, ‘Gonna See My Friend’, no tanto ‘Getaway’), de empezar de una manera rockera… aunque más larga de lo habitual, y continuada con los tres singles adelantados. Bien jugado. Donde sí apuestan por menos minutaje es en las dos composiciones más intimistas, ‘Alright’ y ‘Buckle Up’. La primera, más experimental y envolvente con su atmósfera; la segunda, más simplona y lineal, en la que quien destaca es Matt Cameron. Entre medias, su madurez queda clara en ‘Seven O’Clock’, de narración lenta, anti-single, y con dos últimos minutos maravillosos. Y de nuevo sacan la garra con ‘Never Destination’ y ‘Take the Long Way’; y es que este tipo de canciones, más rápidas y dinámicas, ni faltan ni fallan.

Pero tras ellas vienen las sombras, puesto que desde ‘Come Then Goest’, hay que ser valiente para continuar, con tres temas que además de ser largos en concepción, se hacen largos como tales, y eternizan un final de álbum muy cuesta arriba. Y eso que ésta, con Vedder en acústico, aparentemente debería funcionar… pero se sube por las ramas. ‘Retrograde’ es un medio tiempo como tantos otros, que si bien busca emocionar (especialmente en su recta final, con unos toques muy U2 en su buena época), es otro de esos momentos que te deja a medias. Y para terminar, ‘River Cross’, si la hubieran reducido a la mitad de tiempo, incluso podría haberme convencido (otra vez me recuerda al Bono de la época de ‘Rattle & Hum’; pero con sus seis minutazos, en la que apenas pasa nada reseñable y suenan planos, no.

En definitiva, luces y sombras en un ‘Gigaton’ que no ha tenido demasiadas reviews en un punto intermedio, sino que se han limitado a ponerlo entre regular-mediocre, o lo mejor que han hecho en veinte años. No creo que esté ni en un lugar ni en otro. Sí, su mejor tiempo pasó (hace mucho), y mientras discos como éste sigan siendo excusa para salir de gira, bienvenidos sean. Pero dudo que de aquí a diez años alguien se acuerde de más de un par de estas canciones.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.