Hace unas semanas publicábamos una entrevista con LE TEMPS DU LOUP en la que repasábamos la actualidad de la banda después de editar ‘Cardinal’ (aquí su reseña).

Aprovechamos la ocasión para conocer a fondo a través de nuestro test a Álvaro Otero, su batería, que también nos hizo una lista con los 10 discos a los que siempre vuelve. De regalo, nos hizo esta selección de los bateristas que le han influenciado.

Fotografía: Ruben G. Herrera.

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

Me gustaría hacer honor a algunos de esos baterías que me han influenciado como instrumentistas y como compositores, y que han moldeado el sonido de una banda por completo. Sin ellos, quizá esas bandas no habrían tenido la repercusión que tienen o tuvieron, y estas bandas me flipan en gran medida gracias a ellos.

Nick Yacyshyn

Sumac – Thorn in the lion’s paw

Nick es una bestia, no es especialmente técnico, en el sentido literal. Para mí, su genialidad está en crear patrones muy complejos conceptualmente y tocarlos muy rápido y muy fuerte. Su pegada es descomunal.

Dave Turncrantz – Russian Circles

Uno de los mejores ejemplos recientes del ritmo llevando la voz cantante de todo un concepto musical, Turncrantz tiene una creatividad y una expresividad difíciles de igualar, convierte sus grooves y fills en memorables al instante.

David ‘Pelos’ Unison – A room with a view

David provenía de la escena straight edge de Madrid, formando parte de Down for the Count, una de las bandas más infravaloradas de aquellos años. Cuando el emo y el jazz rock empezaron a despuntar, aparecieron estos tíos demostrando que eran los jefes de esto, no sólo a nivel estatal (había más gente viéndoles a ellos que a Karate en la Siroco de Madrid). Su estilo entre el caos y el virtuosismo me ha fascinado siempre.

William Goldsmith – Sunny day real estate

El aparentemente típico batería de rock, pero con un estilo y un sonido super reconocible, de una elegancia total, que sabe lo que tiene que hacer para hacer grande una canción sin intentar destacar ni un momento. Como curiosidad, Goldsmith padeció una enfermedad muscular que le obligó a re-aprender a tocar la batería de otra manera, con más énfasis en el feeling que en aplastar el instrumento.

Matt Garska – Animals as Leaders

Parece un virtuoso, que lo es, pero es un macarra caprichoso y desquiciado. No hace dos veces igual el mismo tema. Diversión total.

Aaron Harris – Isis

Harris trabaja como pocos el ostinato, repitiendo una y otra vez de manera hipnótica sus patrones, para meterte en un bucle lleno de detalles que a priori parecen austeros, pero que están llenos de gusto y preciosismo. En cuestión de sonido, redondo, profundo y natural, es de mis favoritos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.