Pintaba demasiado bien la noche para While She Sleeps. En agosto de 2019 la banda de Sheffield anunciaba unas fechas muy especiales que incluían la presentación de ‘So What?’ en la mítica Brixton Academy de Londres. Además de un puñado de fechas por el propio Reino Unido, poco a poco se fueron añadiendo una serie de días por el resto de principales ciudades europeas… sin ninguna cita en España; cosa que se ha arreglado con su visita el próximo mes de junio a Barcelona como parte de un Route Resurrection Fest muy especial (tenéis toda la información en este enlace).

El caso es que no era la primera vez que la banda actuaba en este recinto, por el que ya pasaron en 2013 presenando ‘This is the Six’… pero como teloneros de ASKING ALEXANDRIA. Mucho han cambiado las cosas para estos cinco amigos. Con ‘Brainwashed’ se confirmaron como una de las realidades del metal moderno de esta pasada década, subiendo peldaños con cada nuevo trabajo: primero con ‘You Are We’, y aunque no me parezca tan redondo, con ‘So What?’ posteriormente (eso sí, su documental, muy recomendable). Con el DIY por bandera, habiendo dejado de lado los sellos y la industria, construyéndose ya sea su propio estudio/local como su propio montaje actual.

En los dos últimos años los había visto un par de veces. Una en la sala Barceló de Madrid, todavía con ‘You Are We’, y el último verano en el Resu; nada que ver un show con el otro. En el primero, arrolladores, con un concierto breve pero a un nivel sobresaliente de intensidad; en el segundo, salvando los muebles (que les honra) con Scott Kennedy de BLEED FROM WITHIN en las tareas vocales después de que Loz Taylor tuviera que dejar de manera momentánea de girar para arreglar sus problemas vocales. Pero claro, en su país, en un emplazamiento como el que era y con un sold out que nos anunciaban el mismo día del evento en sus redes… la cosa cambiaba, y pintaba todavía mejor.

Como acompañantes, dos teloneros de lujo. Hay que decir que seguramente VEIN no estaban en el mejor sitio y con el público adecuado para entender su propuesta. Y es que esa locura de sus directos se palpa mejor en sitios como el K! Pit o los vídeos que les hemos podido ver en Hate5Six. Aun así, el quinteto de Boston puso patas arriba todo repasando buena parte de su debut, ‘Errorzone’, que en su momento reseñamos en la web. ‘Old Data In A Dead Machine’, ‘Rebirth Protocol’, ‘Virus://Vibrance’, ‘Anesthesia’… los temas iban cayendo sin darnos cuenta con una panda de tipos muy locos que no paraban quietos. Como digo, su puesta en escena math con ese punto imprevisible y peligroso pierde enteros en un recinto amplio y un escenario tan grande, pero cumplieron. Incluso tuvieron tiempo de recordar su EP ‘Self-Destruct’ con ‘Progenitor’ y tocarse un tema nuevo. Su debut tiene casi dos años, es uno de esos trabajos que sorprenden y te hacen mantener esperanza en la nueva ola de bandas, y va siendo hora de darle continuación.

EVERY TIME I DIE salieron a matar desde el minuto uno, porque si de intensidad se trata… Y es que va a ser una palabra repetida una y otra vez en esta crónica. Parece mentira, pero son ya dos décadas las que contemplan a Keith Buckley y los suyos, y no parece que los años pasen por ellos. A medio camino entre la agresividad y el tono fiestero, dejaron caer ‘No Son of Mine’, ‘Bored Stiff’ y ‘Glitches’ para empezar. No faltaron los agradecimientos tanto al público como a sus compañeros de cartel esa noche (y toda la gira), pero iban a lo que iban. Hardcore, punk, metalcore… lo podéis llamar como queráis, que ellos hacen lo que quieren a su manera, y se refleja en unos shows totalmente entregados. ‘Low Teens’ tiene ya tres años y medio, y parece que en 2020 tendremos nueva obra, que ya toca. Pero precisamente éste sigue siendo el trabajo del que más nos ofrecen en vivo, con ‘It Remembers’, ‘The Coin Has a Say’ y ‘Map Change’, con la que cerraron, con Jordan Buckley subido a un lateral… pero sin llegar a tirarse. Tampoco hubiera sido de extrañar, porque la locura reina en ellos, especialmente en el guitarrista.

Y llegó el momento. Luces fuera, telón multiculor en la parte trasera, sirenas de fondo, intro de ‘Anti Social’ y aquello se convirtió en una fiesta. No se les quedaba el escenario grande, ocupándolo en todo momento, corriendo (todos) de un lado a otro, incitando a un público super entregado… La comunión ideal perfecta y soñada. Tengo que decir que a día de hoy, me sigue pareciendo el mejor tema de su último disco, y que sólo algunos otros me convencen… aunque sea parcialmente. No nos dejaron descansar mucho, ya que continuaron con ‘I’ve Seent It All’ e ‘Inspire’. Las partes cañeras de la primera, una gozada; las melódicas, un poco más flojas (aunque muy coreadas por la chavalada). Algo parecido ocurre con la segunda, en la que cuando se dedican a repartir cera la cosa mejora; a pesar de eso, ese “… And if I inspire you, you inspire me We’re breaking the mould together, you set me free” cerca del final cantado por toda la sala fue uno de los momentazos emotivos de la noche.

Como vengo diciendo, ‘So What?’ me sigue generando dudas… a pesar de la gran acogida que tuvieron sus canciones. Pero yo prefería cuando empezaron con ‘Civil Isolation’, o sobre todo, cuando arremetieron con un escenario en rojo (incluso telón) con ‘Trophies of Violence’ y ‘Brainwashed’, ambas del disco de mismo nombre. Eso ya era otra cosa, y la actuación subió muchos enteros… si es que aquello era posible. El final de ésta última, otro de esos puntos álgidos de la noche. Había que equilibrar la balanza, y ‘Set You Free’ sirvió para ello, antes de volver a mostrarnos un lado más rabioso con su último single, ‘Fakers Plague’, que no podía faltar. Para entonces Brixton había cambiado por tercera vez, quitando telones, encajando la batería en la parte posterior con SLEEPS de fondo siempre visibles con unas banderas presidiendo todo. Sí, todavía tenían más espacio para correr, con un Aaran McKenzie de lo más activo; además, era su cumpleaños, y no faltó el “… happy birthday” de turno. Volviendo a su última canción estrenada, creo que guarda lo mejor de los dos lados del grupo, el equilibrio perfecto entre rabia y melodía, y espero que sigan más por esa línea en el futuro más cercano. De una estructura parecida era ‘Empire of Silence’, quizás apostando más por unas partes coreables iniciales que hicieron las delicias de las cinco mil personas. De nuevo, si de gustos se trata, me quedo con ‘Death Toll’, con la que siguieron, como única concesión a ‘This is the Six’.

La sala se iluminó con las luces de los teléfono móviles en la intro de ‘Four Walls’, encarando la última parte del set principal, con una rápida y animada ‘The Guilty Party’ y ‘Hurricane’ como broche (casi) final, con un Loz tirado en el suelo junto al bajo mientras sus compañeros abandonaban el escenario. Taylor ha recuperado su voz, y sigue siendo un torbellino (no se subió por los laterales, pero sí bajó al foso a cantar sobre el público), de esos frontman por los que vale la pena pagar una entrada. El bis, nada fuera de lo esperado, con singles de tirón como ‘Haunt Me’, ‘Silence Speaks’ (otro de esos momentos a recordar), y ahora han decidido utilizar ‘You Are We’ como cierre. Y la verdad, el tema que abría el disco al que daba título, funciona de la misma manera como apertura que como colofón final, con un estribillo y un lema que refleja a la perfección la relación con sus seguidores. En un momento, Mat Welsh dijo que aquello era una locura; y no sé si él mismo o Loz afirmaron que aquello era una especie de hito en su carrera, pero también el principio de algo. Al nivel que demuestran, no tengo duda de ello.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.